19 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Gazpacho andaluz con picatostes

No solo nos refresca con su sabor, sino que además nos aporta una buena dosis de vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra

No hay duda de que el gazpacho andaluz es una de las sopas frías más consumidas en los meses de calor y ahora que las altas temperaturas han llegado para quedarse un tiempo, nada mejor que tener siempre listo en nuestro frigorífico una buena jarra de gazpacho.

Esta deliciosa combinación de saludables ingredientes no solo nos refresca el cuerpo con su sabor, sino que además nos aporta una buena dosis de vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra.  Bebido solo, o acompañado de unos crujientes picatostes o de su clásica guarnición, el gazpacho es uno de nuestros platos más insignes.

Pero antes de que empieces a prepararlo voy a contarte cómo llegó a ser conocido fuera de nuestras fronteras: Fue la emperatriz Eugenia de Montijo que al contraer matrimonio con Napoleón III lo importó a Francia en el siglo XVIII y lo introdujo en sus celebraciones palaciegas. Toda la realeza de la época disfrutaba de este clásico de nuestra gastronomía y fue así, como nuestro gazpacho comenzó su viaje hasta el día de hoy, donde ya es reconocido y saboreado en gran parte del mundo. 

 Dificultad: Baja

Tiempo de preparación: 10 minutos

 

Ingredientes para 4 personas

1 kilo y ½ de tomates rojos

1 pepino pelado

1 pimiento verde italiano pequeño

1 pimiento rojo italiano pequeño

1 diente de ajo pelado

½ cebolla pelada

1 rebanada de pan de hogaza

aceite de oliva

vinagre de jerez

sal

 

Para los picatostes

2 rebanadas de pan de hogaza

½ cucharadita de perejil seco

½ cucharadita de orégano seco

½ cucharadita de romero seco o fresco

½ cucharadita de tomillo seco o fresco

sal

4 cucharadas de aceite de oliva

 

Elaboración:

Primero haz los picatostes. Te recomiendo hacer gran cantidad y conservarlos en un lugar fresco ya que te puede servir para acompañar unas ensalada o para tus cremas y purés.

1.- Prepara las hierbas y corta en tiras delgadas el pan, después utiliza las tijeras para hacer los dados, de esta manera te quedarán los cortes más limpios.

 

2.- Pon una sartén a fuego medio-alto, vuelca el pan y vierte el aceite por encima dibujando un zigzag. Cocina durante 5 o 6 minutos revolviendo a menudo hasta que algunos de ellos comiencen a dorarse. Esparce las hierbas, la sal, mezcla para que se distribuyan por igual y deja que el calor comience a impregnar el pan de todos los aromas. Revuelve y revuelve hasta que estén crujientes y dorados.

 

3.- Lava y corta todos los ingredientes sólidos del gazpacho. Vuélcalos en una batidora y tritura hasta obtener un ligero puré. En los últimos segundos baja la velocidad y por la boca de la batidora vierte al gusto el vinagre, la sal y el aceite de oliva.

 

4.- Para obtener una textura más pura te recomiendo pasar el resultado por un colador de malla fina ayudándote de la mano de un mortero para acelerar el proceso.

 

5.- Ahora transfiere tú gazpacho a una jarra para que te sea más fácil servirlo y deja enfriar.

 Presenta con un fino cordón de virgen extra y tus crujientes picatostes.

Refrescante, ligero, único, ¡perfecto!. Así es nuestro gazpacho andaluz.

Comenta esta noticia