Ciberniños: SOS

Cómo se puede prevenir y qué hacer si no se ha podido evitar el acoso sexual virtual a menores

De todos es sabido que la tecnología ha avanzado a un ritmo vertiginoso. Hemos pasado del cero al infinito en cuestión de segundos. Los de nuestra generación no tuvimos móvil hasta bien mayorcitos, ni ordenadores, ni tabletas, ni nada de nada, hemos ido enganchándonos poco a poco o deprisa, según se mire, para ir en consonancia con los tiempos que corren, para no quedarnos atrás.

Nuestros hijos ya van por el canal de parto con una tableta y un móvil de última generación bajo el brazo. Desde muy temprana edad ya tienen una formación y percepción extrasensorial con los nuevos avances tecnológicos, y eso está muy bien, estamos ya en el Siglo XXI y hay que avanzar con los tiempos.

Pero… y para todo hay un pero, el delito está presente y  también se moderniza con los tiempos y hace acto de presencia en las redes sociales, para conseguir sus fines, que son muchos y variados. Y una de sus presas más fáciles y vulnerables son los niños y los adolescentes, y es cuando se produce el ciberacoso. Lo peor es que en muchas ocasiones los padres no somos conscientes que esto está ocurriendo. Muchos adolescentes, a veces incluso niños, esconden secretos y juegan a ser mayores, a tener autonomía para decidir, e incluso piensan que pueden tomar sus propias determinaciones sin ayuda, sin consultas, y sin ninguna protección.

 

En este artículo abordaremos el denominado grooming, que consiste en el acoso sexual virtual que se realiza a un menor de edad en las redes sociales, a través de acciones malintencionadas desarrolladas por un adulto, y obviamente el engaño. Es lo que comúnmente se ha llamado siempre pederastia. En este caso es pederastia virtual. ¡Ojo! No es un problema cualquiera. Se trata de algo muy serio que debemos tener en cuenta y permanecer siempre alerta.

Estos adultos utilizan identidades falsas y acordes con el perfil del menor porque saben qué “reclamos publicitar”, que cosas llaman la atención de un joven, de esta manera se ganan su confianza y obtienen los beneficios deseados más pronto de lo que podríamos imaginarnos.

Debemos estar alerta ante este fenómeno porque el lobo está disfrazado de cordero, los menores inconscientemente desarrollan una serie de síntomas que quizás nos puedan ayudar a detectar cualquier problema  como por ejemplo, tristeza, ansiedad, anorexia y bulimia, vigorexia, cambios bruscos en su vestuario o forma de presentarse, etc. Sería muy interesante hablarles de ciertas pautas muy sencillas para evitar males mayores.

 

 ¿Cómo lo podemos prevenir?

 

  • No publiques fotos tuyas o de tus amigos en lugares públicos y menos aún haciendo todo lo que haces y con quien lo haces (sin querer estas dando mucha información a cualquiera).
  • Cuando subas una foto a Internet evita que contenga un componente sexual, los selfies son muy dados a este tipo de perfil. Sin darnos cuenta hay gente intentando captar imágenes de críos en la playa o con poca ropa y aprovechan todo tipo de fotografías para actividades ilícitas.
  • Rechaza los mensajes de tipo sexual o pornográfico y rechaza también toda solicitud de amistad a la que no conozcas personalmente.
  • Algo que es “una primera muestra de excesiva amabilidad” por parte de un extraño, puede ser el detonante para entrar en una trampa, engaño, o estrategia maliciosa. Corta comunicación.
  • Controla que un joven diga dónde va habitualmente con los amigos o que actividades desarrolla en su rutina diaria.
  • Debes de conocer a los amigos de tus hijos para poder localizar al tuyo lo antes posible en el caso de que se retrase por algún motivo.
  • Debes de ganarte la confianza de los hijos para que se comuniquen contigo con más frecuencia. Lo negativo es la falta de comunicación entre padres e hijos.
  • Evita que los menores se acostumbren a parecer “un escaparate público” para cualquiera. Es bueno averiguar las cualidades de los jóvenes para potenciar su propia autoestima con actividades motivadoras.

 

Si aún así no lo hemos podido evitar, ¿qué debemos hacer?

 

  • No borrar ningún contenido del ordenador o del teléfono, se utilizan como prueba a la hora de denunciar.
  • Para no dar pistas, no denuncies el perfil directamente, sólo bloquéalo.
  • Denúncialo en una Comisaria poniéndolo en conocimiento de la Policía Nacional, Guardia Civil, Juzgados de guardia etc. Deben de haber especialistas en la materia que te van a atender muy bien sin entrar a cuestionarte, simplemente dándote su apoyo y cogiendo al pederasta.
  • Piensa que con tu denuncia puedes ayudar también a otros menores que están en la misma situación que tú.

 *Grupo EmeDdona.

 

Comenta esta noticia
Update CMP