08 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Arde "El Confidencial" por la venganza de una exredactora contra sus compañeras

Imagen de archivo de las mujeres de El Confidencial apoyando la huelga del 8-M.

Imagen de archivo de las mujeres de El Confidencial apoyando la huelga del 8-M.

María Palmero, que ahora escribe en Vozpópuli, acusa a las trabajadoras de su antiguo diario de haberle presionado para secundar la huelga feminista del 8-M. Ha abierto la caja de Pandora.

Las trabajadoras de El Confidencial están que trinan con una excompañera suya, María Palmero. Ésta, que ahora dirige la sección de Corazón y Bienestar en Vozpópuli ha escrito un artículo contra las que denomina "feminazis" en el que carga de forma velada contra las mujeres de su antiguo periódico. 

En realidad Palmero no da el nombre de El Confidencial, pero varias de las redactoras de este medio han salido en tromba contra ella en las redes, confirmando que se trata del diario que dirige Nacho Cardero.

Cuenta la periodista en el artículo que, tras el estallido de la cuarta ola del feminismo, sus entonces compañeras "hicieron un grupo de WhatsApp, icono morado mediante, y decidieron que todas deberíamos hacernos una foto en la redacción, con un lazo morado en la camiseta, de cara al 8M.

Y continúa: "La estrechez de miras de la mayoría de estas jóvenes y su agresividad verbal te daban a entender una cosa clara: o te haces la puta foto con el lazo y nos sigues el rollo o te haremos la vida imposible mientras sigas aquí. 'Pfff... yo no quiero hacer esto, me da una vergüenza tremenda', le decía a mis compañeros. Ellos se reían, claro, como el 99% de los hombres de aquella empresa viendo el percal".

La historia acaba con Palmero transigiendo, según ella: "Al final, y porque no me apetecía rebelarme porque veía que iba a salir perdiendo y era más joven", relata. "Estas chicas fueron a la manifestación por el día de la mujer, se pintaron la cara, se hicieron selfies y subieron a las redes la 'rebelión' de la que estaban formando parte. También hicieron un manifiesto con otras compañeras periodistas. Incluso había quedadas para fijar los puntos. Muy heavy. Aquel 8M, y los días anteriores y posteriores, flipé mucho".

La respuesta de varias de las aludidas no se ha hecho esperar. María Igartua, redactora de Economía de El Confidencial, le ha respondido vía Twitter que ella estaba en ese grupo de whatsapp, que se opuso y que no le presionó nadie. "De hecho, la única persona que me ha increpado alguna vez y me ha descalificado por pensar en contra del pensamiento que dices único y de manada, casualmente FUISTE TÚ", replica. 

 

También Aloña Fernández, que escribe en la sección de Televisión, se ha desahogado: 

 

E Isabel Morillo, de Política:

 

No es la primera vez que María Palmero manda recados a sus excompañeras a través de su columna en el diario de Jesús Cacho. Pero sí la más sonora. 

Comenta esta noticia