De Viena a Valencia: el público vibra con el Concierto de Año Nuevo de Les Arts

Viena se trasladó ayer al Palau de Les Arts Reina Sofía. La batuta de Juan Antonio Ramírez, que dirigió a la Orquesta Sinfónica del Mediterráneo, hizo vibrar al público valenciano.

Viena se trasladó anoche a Valencia por unas horas con la familia Strauss al completo. El Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia acogió un especial Concierto de Año Nuevo a cargo de la prestigiosa Orquesta Sinfónica del Mediterráneo, dirigida por Juan Antonio Ramírez.  

El concierto contó con el patrocinio de ESdiarioCV, el Ateneo Mercantil de Valencia, el Corte Inglés, la Generalitat Valenciana y la firma de automóviles Alfa Romeo. Varias fueron las sorpresas que se sucedieron, en un evento que el público –más de 1.500 espectadores asistentes- calificó de “muy especial”.

Una música con muchos contrastes, con dos estilos diferenciados como el vals o la polka, alguna que otra carda o la conocida Marcha Radetzky hizo vibrar al público valenciano en una apuesta moderna, ágil, fresca, participativa y con un momento estelar coreográfico de alto nivel. El Palau de les Arts fue durante dos horas la Sala Dorada de la Musikverein de Viena, gracias a esa escuela musical propia que solo una orquesta de esta talla y un director como Ramírez podían conseguir.

El público de pie al final del concierto

El programa, amable y divertido, no dejó indiferente a nadie. Únicamente se interpretó un vals francés, el famoso de los patinadores, obra de Émile Waldteufel. El resto, como decimos, marchas, polkas y valses de la familia Strauss, como traídas directamente desde la capital austriaca: El Murciélago, Obertura; Los Patinadores; la Danza Húngara No5; el Vals del Emperador, Op.437; Bajo Truenos y Relámpagos, Op.324; Polca rápida; Eugene Onegin, Polonesa; Pizzicato Polka, Op.449; Bauern-Polka, Op.276; Voces de Primavera, Op.410 y Trischt-Trascht Polka, Op.214. Cerraron el concierto el bello Bello Danubio Azul, Op.314; así como hasta tres piezas extras , en la que se incluyó el clásico ‘Tamborilero’, con unos originales arreglos y cantado por el público asistente.

Entre los asistentes, personalidades del mundo de la cultura, de los medios de comunicación, de los Colegios Profesionales de la Comunitat Valenciana, numerosos alcaldes de la provincia de Valencia y representantes de toda la sociedad civil.  

Sin duda, una buena forma de despedir el 2018 y dar la bienvenida al 2019: ¡con la mejor música y un público totalmente entregado!

Comenta esta noticia
Update CMP