23 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Así le pide Carlos Herrera al "marqués de Galapagar" que se baje el sueldo él

Pablo Iglesias, hace unas semanas en el Congreso

Pablo Iglesias, hace unas semanas en el Congreso

El monumental repaso del locutor a los populistas que ahora consideran populista pedirle al Gobierno que baje su gasto y el de la Administración Pública.

¿Es populista pedirle al Gobierno que se baje los salarios y reduzca el coste de la Administración? Con España al borde del rescate, el paro señalando al 20%, el hundimiento del PIB cifrado ya en casi un 10% y el país paralizado; el Ejecutivo cree, sin embargo, que sí lo es pedirle ese esfuerzo.

Así lo definió a ministra portavoz, María Jesús Montero, cuando se le preguntó al respecto. A juicio de la también titular de Hacienda, no procede ni estudiar un esfuerzo de contención en el gasto público, de reorganización o cierre de organismos y de ahorro en general. Todo ello para dedicarle los recursos máximos a la lucha contra la pandemia y la crisis económica. 

Y la respuesta esta madrugada de Carlos Herrera ha sido tan contundente como llena de datos y comparaciones que habrán dejado tiritando al Gobierno y, en especial, a la parte que Podemos ocupa en él.

 

"La discusión sobre los salarios de los políticos suele ser populista, es cierto: a nadie le ponen una pistola en la cabeza para ser ministro, consejero o alcalde, pero es verdad que con la responsabilidad que tienen sus retribuciones no son disparatadas en general.", ha comenzado el locutor.

Para entrar a saco a renglón seguido: "Pero quien denunciaba eso y quien pedía que los salarios se ajustaran a los de los ciudadanos, era el vicepresidente Iglesias. Y la ministra Montero. Y Garzón. (...) Son ellos los que se abrieron hueco diciendo que vivir en un chalet era un exceso, que usar un coche oficial era un abuso y que ganar más del triple del SMI era un atraco".

Las colas de caridad

Pero lo más llamativo  es el listado de sonrojantes comparaciones que Herrera ha puesto sobre la mesa para perfilar la hipocresía del Gobierno, con una lista de demoledores ejemplos. "¿Es populista también decir que en España no puede haber colas en comedores de caridad mientras se mantienen decenas de defensores del pueblo regionales e incontables observatorios y organismos de la mujer, el cambio climático, la diversidad y cualquier excusa para inflar el gasto público y colocar, por lo general, a los amiguetes? ".

Y ha culminado: "¿Es populista preguntarse si tiene sentido, en el mismo país, mandar a millones de personas al paro o a los ERTES y mantener el acuerdo de subida salarial de los empleados públicos de un mínimo del 2.3%? ¿Es populista comparar el ejemplo de Juan Roig o Amancio Ortega, que pagan sus impuestos, hacen millonarias donaciones y renuncian a parte de sus ganancias; con Iglesias y Montero, que cambian los estatutos de Podemos para acabar con el tope salarial y llevárselo crudo a Galapagar?".

Comenta esta noticia