22 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Garzón vuelve a la carga para dañar a Felipe VI y Zarzuela le coge a contrapié

El Rey y la Princesa, en el acto de homenaje a las víctimas del Covid.

El Rey y la Princesa, en el acto de homenaje a las víctimas del Covid.

Izquierda Unida vuelve a movilizarse en el Tribunal Supremo para que se abra una investigación que busca erosionar a la Corona aprovechándose del "caso Juan Carlos". Antes de la decisión

Alberto Garzón tenía tanta prisa que ha medido mal los tiempos y ha salido escaldado. Sabedor de que el Rey Felipe está culminando su gira autonómica entre los aplausos y las muestras de apoyo de los españoles y que la Fiscalía del Supremo ya tiene en marcha su propia investigación sobre su padre y sus supuestos negocios en el caso AVE, busca sacar rédito mucho más inmediato en su ofensiva contra la Corona. En el punto de mira, Felipe VI y la Princesa Leonor, garante de la continuidad de la Institución.

Así que Izquierda Unida ha solicitado al Tribunal Supremo que reabra la querella presentada contra el Rey emérito y que se archivó el año pasado por el presunto cobro de comisiones por su intermediación en la adjudicación del AVE a La Meca, después de que el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón haya reabierto la pieza del caso Villarejo sobre este asunto e imputado a la empresaria Corinna Larssen. Horas antes del anuncio histórico de Zarzuela.

 

IU, el Partido Comunista de España y el denominado Foro de Abogados y Abogadas de Izquierda, firmantes de la querella interpuesta en diciembre de 2018 contra Juan Carlos I, han presentado un nuevo escrito ante la Sala de lo Penal del Alto Tribunal asegurando que, "a la vista de la sucesión de nuevos e importantes acontecimientos", "sí podrían tomar cartas en el asunto".

Así, hacen referencia a la investigación abierta por la Fiscalía del Tribunal Supremo para aclarar el reparto de 80 millones de euros en comisiones que, según Larssen, se habrían repartido entre otros el Rey emérito por la adjudicación del AVE a La Meca a empresas españolas en 2011.

 

Alberto Garzón toma posesión como ministro de Consumo ante Felipe VI en Zarzuela.

 

También, a la decisión acordada la semana pasada por el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, Manuel García Castellón, de reabrir la pieza número 5, denominada Carol, de la macrocausa Tándem, para investigar si la ex amiga de Juan Carlos I contrató al comisario jubilado y en prisión provisional José Manuel Villarejo, por lo que le ha citado a declarar en calidad de investigados el próximo 8 de septiembre.

La querella presentada en 2018, y que ahora se pide reabrir, se dirigía contra don Juan Carlos y otras siete personas, entre ellos Larssen, Villarejo; el exdirector general del CNI, Félix Sanz Roldán; y el empresario Juan Villalonga por un total de 13 delitos que incluían organización criminal, malversación o tráfico de influencias.

Pese a la maniobra del partido del ministro Garzón, el Tribunal Supremo, tras imponer una fianza de 12.000 euros a los querellantes para poder personarse como acusación popular, acordó inadmitir esta querella al entender que los hechos ya fueron investigados en la Audiencia Nacional y que se archivaron por falta de indicios de criminalidad.

Sin embargo ante la reciente reapertura de esta causa, IU y el PCE consideran que el argumento que empleó entonces el presidente de la Sala de lo Penal del Supremo, Manuel Marchena -ponente del auto por el que se inadmitió la querella-, ya no es válido. Así que Garzón ha ordenado volver a la carga contra el Palacio de la Zarzuela.

Comenta esta noticia