08 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

China da esperanza al mundo: anuncia que tiene una vacuna contra el coronavirus

Las autoridades aseguran que funciona con éxito en monos y que, desde abril, se ensayará en humanos para que esté lista a partir de octubre como muy pronto.

¿Está más cerca un antídoto eficaz contra el coronavirus? La respuesta, esperada por todo el mundo, es afirmativa. O así lo ha anunciado esta madrugada el Gobierno chino, que además asegura que las pruebas hechas hasta ahora son exitosas y que muy en breve, tal vez en abril, podrá ensayarse en seres humanos con probabilidades de eficacia para su implantación definitiva desde octubre, como muy pronto, hasta mediados de 2021, como tarde.

La obtención de la vacuna, que ha tenido lugar a cargo del equipo médico liderado por el epidemiólogo Chen Wei, ha tenido lugar después de que el brote del virus, cuyo epicentro se encuentra en la ciudad china de Wuhan, dejara hasta ahora más de 7.800 muertos en todo el mundo, 3.226 de ellos en la China continental.

 

"La vacuna ha sido aprobada por su seguridad, eficacia y calidad por parte de terceros y, según Chen, ha completado su preparación preliminar para la producción en masa", recoge el texto del comunicado, firmado por el Ministerio de Defensa chino, lo que da una idea del carácter bélico que las autoridades le han dado a la guerra contra el COVD-19.

De ser eficaz de verdad la vacuna, podría estar en marcha entre octubre de este año y mediados de 20121

Los científicos chinos han registrado grandes avances después de que un grupo de monos infectados desarrollara de forma eficaz "inmunidad" al coronavirus en el marco de una serie de experimentos, según informaciones del diario local 'The South China Morning Post'.

¿En qué fecha?

Sin embargo, los investigadores han hallado, además, indicios de que estos animales podrían contagiarse a través de los ojos, lo que supondría que las mascarillas son insuficientes a la hora de evitar el contagio.

El debate médico mundial no es si se encontrará o no la vacuna definitiva, sino en qué fecha concreta, dado que los plazos normales para este tipo de enfermedades suele oscilar entre los 12 y los 24 meses. En este caso, los tiempos son fundamentales por la velocidad de propagación y la inexistencia de un antivírico eficaz como terapia alternativa, algo en lo que una empresa española trabajo también con posibilidades de éxito.

El hallazgo de la vacuna no resuelve un dilema planteado por el coronavirus: si se mantendrá "estable", con variaciones que no afectan a su antídoto como ocurre con la gripe común, o si se presentará cada año en distintas versiones necesitadas de respuestas adaptadas.

Comenta esta noticia