30 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Bruselas debe frenar a Sánchez si él no renuncia a su asalto al Poder Judicial

El toque de atención de la UE al Gobierno reclama que los propios jueces y magistrados se movilicen para inutilizar la liberticida reforma del CGPJ perseguida por el Gobierno.

 

Bruselas hizo saber ayer su descontento con la intentona de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias de acabar con la independencia de los jueces por el método espurio de garantizar que el Gobierno elija a la mayoría del Poder Judicial y lo controle de igual manera que ya hace con el Ejecutivo y el Legislativo.

La reforma que pretende Sánchez, para complacer a Podemos y darle a Pablo Iglesias en el CGPJ lo que ya le ha dado en el CNI, desafía frontalmente el núcleo del edificio democrático de España, sustentado en una separación de poderes indispensable para que ninguno de ellos sea totalitario.

Que Sánchez haya intentado saltarse las leyes españolas y pisotear las indicaciones europeas, muy claras al respecto de la independencia de la Justicia, le define como un presidente inestable y digno de poca confianza del resto de países, más allá de que la diplomacia internacional gestione con sutileza esa evidencia. 

 

Desafiar a la Unión en plena negociación de las subvenciones y préstamos que España necesita casi ya para llegar a final de mes, añade un punto temerario a una política en general kamikaze. Y explica la inesperada visita a Bruselas del líder de la oposición, Pablo Casado, para denunciar in situ los abusivos planes del Gobierno español.

O los jueces se movilizan ante Bruselas, o se corre el riesgo de que Sánchez imponga su peligrosa agenda

Esa reacción del PP es la correcta, y marca la diferencia entre una oposición ruidosa y mitinera y otra eficaz y preparada para gobernar, aunque a menudo la primera sea más vistosa.  Acertarán los populares sin no dan un paso atrás en este asunto, por muchas presiones que sufran.

Y no lo hará la propia judicatura si no se implica directamente en la defensa de su independencia. De momento, cinco vocales han reclamado la celebración de un pleno extraordinario del CGPJ. Y todas las asociaciones de jueces han puesto el grito en el cielo para dejar clara su oposición a este asalto.

Pero si no alzan su voz en la Unión Europea, de manera nítida, se corre el riesgo de que Sánchez imponga su agenda: de los Pirineos para abajo, tiene plataformas mediáticas suficientes para camuflar cualquier escándalo.

Comenta esta noticia