22 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El esperpento de la "falsa enfermera" que intentó reventar la protesta de Vox

Imagen de la protesta de Vox de ayer en Ciudad Real.

Imagen de la protesta de Vox de ayer en Ciudad Real.

La supuesta sanitaria llegó a llamar "fascista" al policía que le impidió continuar con el boicot recordandole que la manifestacicontra el Gobierno de Pedro Sánchez era perfectamente legal.

Tenían miedo en el PSOE y en la izquierda radical de Podemos de que, el pasado sábado, la convocatoria de manifestaciones sobre ruedas en toda España realizada por Vox para exigir la dimisión del Gobierno de Pedro Sánchez por su gestión del coronavirus fuera un éxito. Y las imágenes  que pudieron verse a mediodía de ayer confirman este temor, porque la respuesta en todo el país ha sido abrumadora, especialmente en Madrid, donde una larguísima caravana de gente harta de Sánchez y de su vicepresidente Pablo Iglesias, colapsaron el paseo de la Castellana en sus coches, pertrechados con banderas españolas.

Algunos activistas de izquierda han tratado de reventar estos actos de distintos modos. Sin embargo, uno de los más esperpénticos ha sido el que ha podido verse en Ciudad Real. Cerca del hospital de la ciudad castellano-manchega una supuesta enfermera se plantó frente a los manifestantes que iban en sus coches, intentando coartar su derecho a la manifestación. Como atrezzo, un joven increpando a los manifestantes en estos términos: "Ella se está jugando la vida, no como vosotros con vuestros paseitos de mierda".

 

"Una ultrafeminista" próxima a Podemos

Pues bien, parece que la enfermera no era tal. Sino una farsante, como aseguran en redes, donde han explicado que se trataba de una "ultrafeminista" próxima a Podemos, que se disfrazó de enfermera con un uniforme verde, cuando "una enfermera no puede salir a la calle con un uniforme verde", pues la uniformidad que se utiliza en los quirófanos y se requiere la máxima asepsia posible en la indumentaria de los profesionales de cirugía.

Más allá de la polémica del disfraz sí, disfraz no, lo que llama la atención es la actitud de la supuesta enfermera cuando un policía la aparta de la calzada y la recuerda que la manifestación "está autorizada". Su respuesta fue llamar "fascista", al agente. Una actitud muy propia de la extrema izquierda vinculada a Podemos.

 

Aquí puede verse toda la secuencia.:

Comenta esta noticia