02 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El juez del "caso Dina" no se fía de las intenciones de Iglesias y toma medidas

Iglesias, el día en que declaró por el "caso Dina".

Iglesias, el día en que declaró por el "caso Dina".

Al magistrado de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, algo le huele mal en la presencia del vicepresidente en la causa de las cloacas de Villarejo. Y lo pone por escrito.

El acusador está en cuestión. El caso Dina, una de las derivadas de la trama Villarejo sobre el supuesto espionaje de las cloacas policiales a Podemos, sigue a medida que profundiza la instrucción cuestionando cada día más el papel del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias.

Y es que lo que en un principio se presentó desde el partido morado como un acoso ilegal a su jefe de filas a través del teléfono móvil de su asesora Dina Bousselham, al magistrado de la causa, Manuel García Castellón, le está generando serias sospechas.

Hasta el punto de que el magistrado de la Audiencia Nacional considera "incompatible" y un "conflicto de intereses" el hecho de que Iglesias y su exasesora Dina Bousselham compartan abogada en la pieza 10 del conocido como caso Villarejo, que investiga el robo del teléfono móvil de ella y cómo parte de su contenido acabó publicado en varios medios de comunicación.

Así lo refleja el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 en una providencia, en la que pone de manifiesto esta situación cuando Iglesias ha sido apartado como perjudicado en la causa -decisión que ha recurrido- y Bousselham está amparada por el Estatuto de la víctima del delito.

 

El juez de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, que instruye el caso Villarejo.

 

Como víctima, dice el magistrado, la exasesora del líder de Podemos "ha interesado la adopción de diversas diligencias de investigación sumarial" en esta pieza 10 y ha comparecido en el juzgado, ambos derechos que establece el mencionado estatuto. Todas estas actuaciones "dejan ver de modo inequívoco -defiende García Castellón- la voluntad de la víctima de esclarecer los hechos que son objeto de este procedimiento".

El juez incluye en estas diligencias el escrito que Bousselham presentó la semana pasada en la que matizaba la declaración que prestó días antes en sede judicial. Mientras que en la Audiencia Nacional dijo que Iglesias le devolvió la tarjeta de su teléfono móvil dañada, en el escrito afirmó que tras recuperarla pudo acceder a su contenido y que fue al segundo intento cuando el soporte se había estropeado.

Por ello, y dado que la misma abogada ha firmado tanto el recurso de Iglesias contra su expulsión como perjudicado como el último escrito entregado por Bousselham, el instructor da traslado a la Fiscalía Anticorrupción y al resto de partes personadas para que presenten alegaciones respecto a ambos si así lo consideran.

 

M.B
Comenta esta noticia