05 de junio de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los Matamoros entierran el hacha de guerra entre ellos por una inesperada razón

Kiko Matamoros.

Kiko Matamoros.

El patriarca, Kiko, está extremadamente preocupado por su hijo Diego, lo cual ha contribuido a limar asperezas entre ambos.

Por pura estadística, no es nada raro leer en la prensa y en las revistas del colorín que tal o cual famoso ha resultado infectado por el coronavirus.

Uno de los últimos personajes de este mundillo ha sido Diego Matamoros, que parece que no olvidará este último año. Tras la infidelidad de Estela Grande con Kiko Jiménez, ahora, el maldito virus.

 

El propio Diego contaba el otro día cómo lo estaba viviendo desde su confinamiento en casa para evitar contagiar a los suyos: "No tengo olfato ni gusto, tengo dolor en el pecho, tos, cansancio generalizado y de vez en cuando tengo fiebre".

 

El lado positivo de la enfermedad

Pero de todas las situaciones hay que encontrar el lado positivo y esto ha servido para que Diego vuelva a estar más unido a su familia. Él mismo compartía como su hermana, Laura Matamoros, le había hecho la compra y se la había dejado en el ascensor sin verse. Un gesto muy importante con el que dejar atrás sus diferencias.

 

Lo mismo ha pasado con su padre Kiko Matamoros, que se ha mostrado bastante preocupado como expresaba anoche desde el plató de Sábado Deluxe, confirmando que han estado hablando y aunque no puede evitar preocuparse se encuentra bien y es joven y fuerte.

Sin duda un acercamiento familiar después de tantos enfrentamientos públicos y muchas polémicas.

Comenta esta noticia