18 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez ficha al sociólogo de Podemos que le llamaba "infantil y obsesionado"

Sánchez, en diciembre de 2017 en una reunión sindical

Sánchez, en diciembre de 2017 en una reunión sindical

La incorporación a Moncloa de Jaime Miquel confirma la apuesta de Sánchez por parecerse a Podemos: se trae a sociólogo de Iglesias que más repudiaba al presidente "del márketing".

Pedro Sánchez y su jefe de Gabinete, Iván Redondo, acaban de incorporar a La Moncloa a un sociólogo relevante que, durante mucho tiempo, fue señalado como el consejero en esta rama de Pablo Iglesias y de Podemos. Se trata de Jaime Miquel, a quien se le adjudica, entre oras estrategias, la creación del mantra podemita con el que tanto ruido hicieron en sus comienzos: esa lucha entre la casta y la gente o, en una versión más dulce, entre la vieja y la nueva política.

En sus manos recaerá una parte relevante de la estrategia electoral de u líder político, ya metido en precampaña desde el día de su investidura, en el que sin embargo no cree. O no creía, hasta el punto de hacer de Sánchez uno de los diagnósticos personales y políticos más duros que se recuerdan.

Hace poco más de un año, en junio de 2017, Miquel escribía un durísimo artículo contra Pedro Sánchez, contra sus asesores y contra la línea general que estaba adoptando el PSOE, con frases que rozan la crueldad al hacer el retrato psicológico de quien hoy le ha fichado:

"No hay razones para suponer remontada alguna del PSOE con este candidato de márketing, narciso e infantil, con tendencia a quedarse hueco y obsesionado con ser presidente en lugar de Rajoy". Fue en un largo escrito en La Voz de Galicia, donde además de presentarse claramente alineado con Podemos, defendía una idea plurinacional de España muy en la línea del independentismo moderado y más alejada de la Constitución.

 

Al hilo de su victoria en las Primarias, Miquel trazaba otro terrible diagnóstico sobre los valores de Sánchez y su efecto destructivo para el PSOE, amén que acusaba a él -y en apariencia al propio Redondo- de copiar a Podemos tácticamente para luego echarse en manos del PP:

"Sánchez, que ha derrotado al sistema destruyendo el PSOE de toda la vida, fracasará en España con su plurinacionalidad vacía. Ya está mareando otra vez, se dice un elector que le conoce muy bien", apuntaba. Y para que no hubiera dudas de lo que pensaba de la política de su jefe y de su mano derecha, quien hoy es su subordinado disparaba otro misil:

 

Jaime Miquel, en una imagen de su web, ahora de repente cerrada

 

"Los asesores impecables no tienen los números porque esto es cosa de los obreros, pero se hacen con ellos, entienden las campañas y son temerarios. Nos conocemos muy bien, ganó Pedro Sánchez con nuestras ideas y sabemos cómo las consiguieron. Enfrente no tiene sentido en ese partido y no les funcionó, aunque sí plurinacional, el Rolls Royce de los conceptos para ganar esas primarias, aunque también para destruir el PSOE. Lo utilizaron para ganar, porque solo han pasado unos días y el PSOE hace piña con el PP garantizando el orden constitucional ante el desafío secesionista".

El fichaje de Miquel demuestra la apuesta definitiva de Pedro Sánchez por entenderse a la vez con el llamado populismo y con el independentismo, para morderle electoralmente a ambos y cuadrar un círculo imposible: pasar por el PSOE de siempre para no perder el voto español y, a la vez, servirse o lograr el apoyo de quienes tienen una idea contraria. Así llegó a la presidencia, pero queda la duda de si podrá repetir cuando esa decisión la tomen las urnas y no una moción de censura.

"Sánchez es postfranquista"

La dureza de Miquel no es flor de un día. Su trayectoria está llena de demoledores declaraciones y escritos contra Sánchez, así como por una apuesta por un referéndum de independencia legal en Cataluña que ahora, de repente, entra en Moncloa de esta manera. Esto dijo en elnacional.cat hace ahora un año:

"Sánchez quiere ser presidente, entonces será lo que haga falta para conseguirlo. Es un plurinacional de conveniencia. La "nación de naciones" es un concepto castellano que no le sirve a la nación catalana o la vasca. El resto es marketing. Su concepto federal es postfranquista uninacional", explicó.

Y sobre las ideas que pueden empezar a consolidarse en la presidencia, el posicionamiento del nuevo asesor presidencial sobre el referéndum ilegal en Cataluña del 1-O, es rotundo e incluso defiende o al menos entiende la desobediencia en aquella autonomía:

"Puede desobedecer tanto como quiera, pero absolutamente tanto como quiera. Dime cómo impedirán que la gente abra los colegios y que los ciudadanos metan sus papeletas. No se puede impedir la expresión pacífica de las personas, con urnas o con lo que quieran. No hay recursos para impedirlo, ni siquiera la suspensión porque es una medida para los políticos. Lo pueden hacer con Puigdemont, Junqueras, etc. pero no con la gente de la calle. Aquí la cuestión es que las instituciones catalanas han convocado un referéndum y allí no puede faltar nadie".

Comenta esta noticia
Update CMP