25 de noviembre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Lo que le faltaba al Emérito era Lequio contando cuando lloraba por Bárbara Rey

Lequio sacando del baúl de los recuerdos nuevos episodios de Don Juan Carlos.

Lequio sacando del baúl de los recuerdos nuevos episodios de Don Juan Carlos.

El televisivo conde ha debido de pensar que ya total qué más daba y ha sacado del baúl de los recuerdos sus secretos mejor guardados, en primera persona, sobre lo que vivió con Juan Carlos I

Si la Reina Sofía pensaba que ya no podía ser peor después de la entrevista de Corinna Larsen criticándola y detallando secretos amorosos de su todavía marido ya solo le faltaba Alessandro Lequio contando cosas sobre Don Juan Carlos que no había contado nunca.

Y es que el televisivo conde debido de pensar este martes en El Programa de Ana Rosa en el que colabora que ya total para que iba a seguir guardando secretos tal y como está el patio en la Casa Real.

Así las cosas, tomó la palabra y contó una de las historias mejor guardadas durante años. Y es que la madre de Lequio y Juan Carlos I eran primos hermanos. Alessandro, que entonces era un adolescente, presenciaba las llamadas del Monarca: "Tenía 17 años, no existía el telefonito como ahora, él llamaba y contestaba mi madre... yo me dedicaba a escuchar la conversación para enterarme".

Sin embargo, un día volvió a llamar Don Juan Carlos y Lequio fue testigo un momento alucinante: "Ese día contesté yo al teléfono, me dijeron hola, qué tal, quiero hablar con doña Sandra, yo pregunté de parte de quién y me contestó del Rey de España".

"Le pasé a mi madre y empecé a escuchar al Rey llorar como nunca por la novia que tenía en ese momento", rememoró Lequio. "Era 1977, lloraba como un niño por su primer amor, ni yo lloraba así en esa época". Alessandro, que estaba cotilleando la conversación, confiesa: "No podía creerlo, se me cayó la mandíbula".



Además, el colaborador dio más detalles del la chica por la que el Emérito lloraba a mares en su juventud: "Lo del 77 creo que era por Bárbara Rey, él se enamoraba como un loco, como un niño".

Pero también quiso recordar una de las historias vividas con Juan Carlos I en el Fortuna: "He visto cómo, en el Fortuna, cogía los prismáticos para mirar el barco de allá donde estaba su amiguito con todas sus amiguitas, Marta Gayá incluida". 

Por eso la conclusión que Lequio saca tras las palabras de Corinna y las historias que él ha vivido es que al Rey Emérito "siempre le han encantado las mujeres" y que "él ha tratado a todos los hijos de sus amantes como sus hijos y a todas las amantes les ha hecho hacer sentir sus mujeres".

Comenta esta noticia
Update CMP