17 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Ciudadanos estalla por el acoso a los suyos por acudir al Orgullo Gay en Madrid

Inés Arrimadas, en el agresivo Orgullo contra Cs

Inés Arrimadas, en el agresivo Orgullo contra Cs

La violencia contra dirigentes de Cs, alimentada por el desprecio de Marlaska, genera una durísima respuesta de Girauta y de otros iconos del partido naranja asediados.

 

 

Insultos, gritos, lanzamiento de objetos, desprecio y violencia. Así se resume el trato recibido por Ciudadanos en el día del Orgullo Gay en Madrid, en el que una turbamulta de supuestos activistas hizo lo imposible por echar de allí a cualquier dirigente del partido naranja, por mucho que éste haya defendido tradicionalmente con intensidad los derechos del colectivo LGTBI.

Pero no parece ser suficiente. Sus pactos con Vox, que en realidad no existen y ello pone en peligro incluso los gobiernos de coalición con el PP en Madrid y Murcia, han sido la excusa para echar del Orgullo a todo asomo de dirigente del centroderecha o para someterle a un calvario si, pese al veto, ha decidido acudir. Las imágenes son elocuentes, pero la respuesta de alguno de ellos, también.

 

Especialmente la de quien fue portavoz naranja en el Congreso y hoy, a la espera de la conformación de su grupo parlamentario, es diputado por Toledo, Juan Carlos Girauta. Él, entre otros, ha estallado con dureza contra esa represión, respondiendo casi uno a uno a todos los que han intentado justificar las escenas de clara violencia que sus compañeros han sufrido en Madrid.

"Señor ministro del Interior: ha alentado usted hoy las agresiones contra mis compañeros. No tiene ningún motivo para sentirse orgulloso. Por cierto, si hay alguien “hipócrita” y “obsceno” es usted": el primer mensaje dirigido contra Fernando Grande-Marlaska, responsable político de incendiar este episodio con sus ataques a Cs coincidiendo con el Orgullo.

Pero ahí no ha quedado la cosa. Algunos periodistas, claramente alineados con el veto al partido naranja, también han recibido la dura réplica de Girauta y de otros dirigentes o simpatizantes de Cs, casos de Nieves Concostrina, Elisa Beni o Antonio Maestre.

 

 

Otro ejemplo, éste con imágenes inequívocas de la presión a Cs, con escenas muy violentas que han transformado el Orgullo, en este sentido, en una especie de Diada con sobreexcitados paladines de la causa que ven enemigos a derribar, por liberales en un caso y españoles en el otro:

 

 

La tensión fue tal que la delegación ciudadana tuvo que abandonar la concentración, custodiada por la misma Policía que quizá no hubiera hecho falta de no haber sido su jefe paradójicamente, Grande Marlaska, quien legitimara antes el acoso a Cs. Un último ejemplo, bien gráfico, expresado por la diputada Patricia Reyes, una de las más volcadas desde siempre en la igualdad LGTBI:

 

Comenta esta noticia
Update CMP