25 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Iglesias contraataca al ultimátum de Sánchez y le arroja a la cara su consulta

Sánchez e Iglesias, el punto de no retorno.

Sánchez e Iglesias, el punto de no retorno.

Podemos difunde el veredicto de sus bases. El 70% de sus inscritos avalan su estrategia de entrar en el gobierno de Sánchez. Han votado 50.000 militantes menos que en la consulta del chalet.

Apenas cinco horas después del portazo de Pedro Sánchez y su últimatum a Podemos -sí a ministros morados si Pablo Iglesias no se acerca ni a las escaleras de La Moncloa-, el partido morado ha respondido al presidente. Arrojándole a la cara los resultados de la anunciada consulta a su militancia, para meter toda la presión al candidato a la investidura, a tres días de su cita en el Congreso.

No ha habido sorpresas dado que la consulta estaba bien teledirigida por la cúpula podemita, y el 70 de los inscritos ha respaldado a Iglesias en las votaciones que se abrieron el viernes pasado y han concluido a las 11 de la mañana de este jueves.

Como dato, baste destacar que han ejercido su derecho al voto 50.000 militantes menos que los que lo hicieron la última vez que fueron citados por la dirección. En aquella ocasión, por la polémica sobre el casoplón de Iglesias y Montero y con la amenaza de dimisión sobre la mesa del secretario general.

Eso sí, en esta ocasión, a la deserción masiva de militantes tras las debacles sucesivas del 28-A y el 26-M, hay que sumar el plante de la corriente anticapitalista, que ha invitado a sus bases a no participar. Así lo anunciaron publicamente sus dos líderes más visibles, el eurodiputado Miguel Urbán y la andaluza Teresa Rodríguez.

Así las cosas, en la consulta han participado 138.488 personas -uno de cada cuatro inscritos-, de las que un 70 por ciento se han pronunciado a favor de ese gobierno de coalición que debe incluir en el mismo a Iglesias.

Las bases de Podemos han votado mayoritariamente a la cuestión en la que se le preguntaba literalmente: "Para hacer presidente a Pedro Sánchez, es necesario llegar a un acuerdo integral de Gobierno de coalición (programático y equipos), sin vetos, donde las fuerzas de la coalición tengan una representación razonablemente proporcional a sus votos".

Por el contrario ha resultado perdedora la otra opción en la que se preguntaba: "Para hacer presidente a Pedro Sánchez (ya sea mediante el voto a favor o la abstención), basta con la propuesta del PSOE: un Gobierno diseñado únicamente por el PSOE, colaboración en niveles administrativos subordinados al Gobierno y acuerdo programático".

Con este escenario de ruptura total llega Sánchez al pleno de investidura. Y con Podemos en rebeldía contra el PSOE en Navarra y La Rioja, Pablo Iglesias afronta sin duda el momento más difícil de su corta carrera política.

 

 

 

M.B
Comenta esta noticia
Update CMP