La juez y la fiscal polemizan por los "errores" en el caso IVAM

El inicio del juicio contra Consuelo Císcar queda pendiente de más actuaciones y de la corrección de errores en las 146 páginas del Auto de Procedimiento Abreviado dictado la semana pasada.

Las incidencias se multiplican en relación con la definitiva apertura de juicio oral contra la ex directora del IVAM, Consuelo Císcar, por mucho que se apresurara su instructora, la magistrada Nuria Soler a hacerlo público al día siguiente de que se conociera el fallo de la Audiencia de Alicante que tumbaba el caso Brugal, cuya instrucción-casualidades de la justicia- lo inició la propia Soler cuando era la titular del Juzgado nº 2 de Elche.

El proceso del Museo Valenciano de Arte Moderno dura ya más de cinco años (once han pasado desde el iniciode  Brugal), y las 146 páginas del auto de procedimiento abreviado dictado la semana pasado, tal como avanzó este diario, contienen no pocos errores e inexactitudes, incluida la cita de un escrito del Ministerio Fiscal -en el que presuntamente y según la Instrucción no se oponía a la solicitud de archivo efectuada por el hijo de Consuelo Ciscar, el escultor conocido como Rablaci- que las partes afirmaban desconocer.

 De hecho, no ha tardado en producirse un lacónico escrito de la fiscal Virginia Abad que señala una equivocación -la inexistencia de su escrito de marras- que parece tener como trasfondo otro “error” de la magistrada ya que nunca llegó a trasladar al Ministerio Fiscal la solicitud de archivo de Rafael Blasco Císcar (Rablaci), aun cuando la Abogacía de la Generalitat sí se ha pronunciado en contra de forma explícita, aunque sin abundancia de argumentación. Con el formato de “aclaraciones” necesarias, la fiscal Abad incluye también diversos errores materiales relativos a fechas y otros detalles menores que, en cualquier caso, denotan cierta precipitación a la hora de emitir el auto definitivo de la Instructora Soler.

Como también adelantaba ESdiario, la defensa de Rablaci se ha apresurado a presentar un recurso de reforma y subsidiario de apelación ante la Audiencia provincial, y la de Norberto Martínez -subdirector del Museo en su día- el correspondiente de Reforma. Mientras se esperan los propios y las adhesiones a estos de otros investigados, tras la ampliación de plazos que la necesaria rectificación de la magistrada -ya se ha producido- conlleva.
Pero lo más significativo ha llegado apenas un día después.

Compañía aseguradoras y más diligencias

Un nuevo escrito del ministerio fiscal -más largo y razonado que el de aclaraciones- considera imprescindible que se lleven a cabo diligencias acordadas, y mal cumplimentadas, que necesitan subsanación en justicia. En él, la fiscal explica como el Juzgado solicitó información, cuyo resultado parece ser relevante, a una compañía aseguradora de obras de arte que no era la por ella indicada sino otra, y en consecuencia procede dirigirse de nuevo a la empresa correcta y esperar su contestación. En cuanto a otras de las diligencias solicitadas, especialmente complejas por tratarse de un sinfín de números de cuentas y apuntes bancarios de diversas mercantiles del grupo de Enrique Bienvenido Martínez y de la propia Consuelo Císcar, queda implícito un reproche a la labor de la UDEF de quien solicita “hojas Excel” detalladas con el análisis de la ingente información contenida en un CD en bruto e imposible de contrastar tal y como fue evacuada por la policía.

Tampoco ha tardado la instructora en reconocer la necesidad de tales diligencias y ordenarlas de inmediato, mientras aprovecha para polemizar con la fiscal por una cuestión de fechas, excluyendo algunos años. Nadie es capaz de asegurar qué tiempo se necesitará para el correcto cumplimiento de lo ordenado, ni mucho menos el resultado de las mismas y sus consecuencias jurídicas para el caso. Sobre lo que no cabe duda alguna es que esta circunstancia deja sin efecto el Auto emitido, altera todos los plazos procesales y debilita la estructura de la Instrucción enormemente.

Comenta esta noticia