25 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

BMW X5, una cuestión de tamaño

La cuarta generación del SUV más grande de la marca bávara, crece en todos los aspectos. Medidas, tecnología, calidad, dinamismo y capacidades offroad. Primero de su tipo con faros láser.

De las más de 2 millones de unidades que se han vendido del BMW X5 en el mundo en los 20 años que está a punto de cumplir, 40.000 se han importado a nuestro país desde la planta de Spartanburg (EEUU) donde se fabrica, lo que demuestra que es uno de los modelos más deseados de la categoría, aquí ya que siempre ha destacado por un dinamismo y una presencia imponente. Ahora, con más tecnología y un andar nunca visto fuera de la carretera, promete volver a ser uno de los referentes del segmento. 

De las medidas que más crece, 3,6cm de largo y 4,2 de batalla (que permitirá 3 filas de asientos muy holgadas), la que más destaca son los 6,6cm de anchura, una cifra muy considerable que hace que su silueta en la carretera sea muy agresiva, ya que la altura apenas aumenta 2cm. En el interior esto se traduce en una habitabilidad sobresaliente, que unida a una calidad exquisita hacen de los viajes una experiencia muy Premium.

 

Se podrá elegir entre un propulsor gasolina o dos diésel con potencias entre los 265 y los 400CV del avasallador M50d con 760Nm de par. Todas las motorizaciones se combinan, de serie, con la transmisión Steptronic de ocho velocidades. Pero la versión más espectacular a nuesto modo de ver, dada la tendencia del mercado, será la segunda generación del X5 híbrido enchufable que veremos en 2019. Contará con una mejora en términos de autonomía bajo propulsión eléctrica y una reducción en el consumo de combustible y niveles de CO2 espectacular.

Un bloque de gasolina de 6 cilindros en línea de 3.0 litros y 286 CV unido a un sistema eléctrico de 82 kW/112 CV dotado de una batería de iones de litio con capacidad de almacenamiento extendida y electrónica de propulsión desarrollada para la gestión inteligente de la energía serán su corazón. En conjunto, las dos unidades motrices generarán una potencia de 394 CV y un par máximo de 600 Nm y ofrecen una autonomía bajo propulsión eléctrica de hasta 80 kilómetros, casi tres veces más que el anterior modelo.

 

Será además capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 5,6 segundos, más de un segundo menos que su predecesor, y la velocidad máxima con energía eléctrica aumenta de 120 a 140 km/h. El consumo combinado de combustible del nuevo BMW X5 xDrive45e iPerformance ha descendido a 2,1 litros cada 100 kilómetros, mientras que la cifra de emisiones de CO2 se espera de 49 gramos por kilómetro. La mejor combinación posible sin duda.

De serie, este modelo equipará el volante deportivo de cuero, el sistema de alarma, los carriles longitudinales de la baca, asientos deportivos para conductor y acompañante, asistente de aparcamiento, faros antiniebla LED, llantas de aleación ligera de 18 pulgadas y control de distancia en aparcamiento delantero y trasero, Connected Package Professional (RTTI, Asistente personal y Servicios remotos durante 3 años y Apple CarPlay durante un año) y BMW Live Cockpit Professional.

 

El SUV grande de la marca alemana es el primer coche de su categoría en incorporar, de manera opcional, la tecnología BMW Láser, que es capaz de aumentar el rango de visión hasta los 600 metros, siendo pionero en un BMW X. En movimiento destaca por su silencioso rodar, ya que los cristales acústicos opcionales hacen maravillas.

Además, una vez fuera del asfalto las aptitudes camperas le permiten desenvolverse a las mil maravillas en hasta 6 tipos de terreno diferentes gracias a los modos de conducción, sin miedo a las piedras ni la arena y pudiendo vadear pasos de hasta 50cm de profundidad. La cuarta generación del X5 ya se puede reservar en España y las primeras unidades se entregarán a los clientes a finales de noviembre con un precio de partida de 72.800 euros.

Comenta esta noticia
Update CMP