22 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Ciudadanos prepara una "lista negra" del PPCyL y quiere poder vetar a consejeros

La Junta Directiva del PP de Castilla y León.

La Junta Directiva del PP de Castilla y León.

Aunque formalmente las negociaciones no han empezado en el último gran bastión del PP, por lo bajo los naranjas ya quieren imponer dos condiciones que tienen escamados a los populares.

La de Castilla y León es una administración modesta, austera. Pero aun así en torno a 200 altos cargos y personal de confianza de la Junta están en juego después de 32 años de gobiernos del PP, a la espera de que Albert Rivera levante o baje el pulgar; apueste por la continuidad que encarna el popular Alfonso Fernández Mañueco o por el cambio, con el socialista Luis Tudanca

Ciudadanos celebró este lunes un Comité Ejecutivo Nacional que no tranquilizó lo más mínimo a los populares castellanos y leoneses. Por una parte Cs ratificó por escrito que el PP es su "socio preferente" en la política de pactos postelectorales.

Pero por la otra abrió la puerta a negociar "excepcionalmente" con el PSOE. Y en el PP de Castilla y León creen que ellos pueden ser esa excepción. Con el mazazo que supondría para el PP perder la comunidad más extensa, santo y seña de las políticas fiscales y sociales del partido. 

 

En ese marco de incertidumbre, al que no ayuda la inexistente -hasta ahora- relación entre Mañueco y el candidato de Cs, Francisco Igea, este lunes por la tarde se reunió la Junta Directiva del PP de Castilla y León para estudiar el panorama.

Oficialmente hay cierre de filas y confianza en que los naranjas se avendrán a un pacto. Extraoficialmente, todo son dudas. Y también dudas sobre el equipo negociador designado por Pablo Casado, en el que el presidente del PP ha incluido a Jorge Barrante, expresidente provincial de Nuevas Generaciones en Valladolid y un hombre no precisamente en sintonía con el aparato del PPCyL.

Aunque formalmente no han empezado los contactos, en los despachos del PPCyL saben que Igea está crecido y que su aspiración pasa no solo por repartirse el gobierno a medias, sino incluso por tener capacidad de veto sobre los hipotéticos consejeros que quisiera designar Mañueco

Y he ahí los dos primeros puntos de fricción, puesto que el candidato del PP no está dispuesto a que Cs le haga una lista negra de consejeros. Y mucho menos a que el ejecutivo se divida en dos partes iguales, teniendo en cuenta que el PP tiene más del doble de escaños que Cs, 29 a 13. 

Lo normal, explican fuentes populares a ESdiario, es que si se trata de un gobierno de diez consejerías, siete sean para los populares y tres para los naranjas. La parte positiva es que entre ambos partidos suman mayoría absoluta sin necesidad del escaño de Vox, lo que despeja el camino de Cs. Siempre y cuando quiera. 

Hay otras condiciones que los populares ya han anunciado que no tendrían problema en aceptar, como la supresión de los aforamientos, que figura en el documento que este lunes aprobó la Ejecutiva de Cs por unanimidad. De hecho el PPCyL ya lo llevaba en su programa. 

En cualquier caso, esto no ha hecho más que empezar. Y como afirmó José Manuel Villegas desde la sede naranja, va para largo.  

Comenta esta noticia
Update CMP