22 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Y el Barcelona ‘messineó’

Sito Alonso.

Sito Alonso.

No hay entrenador, no hay jugadores y no hay afición. Porque la afición, si no ha explotado aún, es que directamente ignora la sección, y eso es lo peor que le puede pasar a un equipo.

Escribí hace casi un año y medio que veía al Barsalasa a la deriva desde que se había ido (habían echado a) Xavi Pascual. Escribí entonces con cierto temor a mi antológico gafe y realmente con cierta mesura por aún no terminarme de creer que el equipo que me había amargado la adolescencia se estaba hundiendo en las arenas movedizas.

Me olía entonces esa ausencia de proyecto que ya es más que palpable, y esa ausencia de un líder en la cancha y otro espiritual que les guíe cuando la cancha falle. No hay entrenador, no hay jugadores y no hay afición. Porque la afición, si no ha explotado aún, es que directamente ignoran la sección, y eso es lo peor que le puede pasar a un equipo: que a los que te siguen ya ni les importe lo que te pase.

El equipo que me había amargado la adolescencia se estaba hundiendo en las arenas movedizas.



Recapitulemos: la última Liga Endesa la ganaron en 2014, de la que cabe recordar que el Madrid sufrió uno de sus ya clásicos bloqueos emocionales de final de campaña; la última Copa la ganaron en 2013 y desde 2015 no disputan siquiera la final; y su última Final4 fue en 2014, en la que su eterno rival le ganó por 40 puntos en semifinales.

El Barcelona es ahora mismo una estafa piramidal: desde el presidente, que ni está ni creo que nadie lo espere; pasando por la dirección técnica, en la que hay tantas voces que uno no sabe muy bien quién es el responsable último; siguiendo por el banquillo, donde Bartzocas, gran entrenador, fue ninguneado y despreciado por todos, donde después pusieron a Sito Alonso en un claro intento de buscar un entrenador de perfil más bajo y ver si les salía un Laso, y donde ahora terminan por poner a Pesic, un perro viejo que les dio la gloria y que ya estaba retirado.

Con buen presupuesto y paciencia es probable que al final pueda hasta ganar algo, pero ese algo jamás podrá ser considerado un proyecto

Palos de ciego. Con buen presupuesto y paciencia es probable que al final pueda hasta ganar algo, pero ese algo jamás podrá ser considerado un proyecto. De un entrenador de la casa a uno de perfil alto que viene de fuera. De uno de perfil alto que viene de fuera a uno de perfil bajo que no es de la casa. De uno de perfil bajo que no es de la casa a uno de perfil alto que fue de la casa pero que está retirado.

Y todo esto pensando en que en junio uno de perfil alto que fue de la casa querrá venir. Y eso habrá que verlo. Habrá que ver si Nacho Rodríguez, o quién sea, accede a que Jasikevicius venga y prenda fuego al vestuario, colgando las cabezas de Navarro y Tomic en una pica nada más llegar. Todo lo que no sea eso, significará un viaje más en una deriva que ya va por su cuarta temporada.

Así funcionan los clubes en Europa. Pero hay otra opción. Y si no mirad a Cleveland.

Comenta esta noticia
Update CMP