22 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Según la CE, BMW, Daimler y Volkswagen pactaron limitar la bajada de emisiones

La comisaria de competencia acusa a los fabricantes alemanes de haber negociado entre 2006 y 2014 para limitar el desarrollo de tecnologías destinadas a reducir las emisiones de sus coches.

Bruselas sospecha que Daimler, BMW y el grupo Volkswagen, que incluye también las marcas Audi y Porsche, han podido violar las normas de competencia de la UE y que a los consumidores comunitarios se les ha podido negar la oportunidad de comprar coches con “la mejor tecnología disponible”. Por ello, la CE ha enviado pliegos de cargos a las tres compañías, que ahora pueden defenderse de las acusaciones de Bruselas.

“Las empresas pueden cooperar de muchas formas para mejorar la calidad de sus productos. Sin embargo, las normas de competencia de la Unión Europea no les permiten pactar para lo contrario: no mejorar sus productos, no competir en calidad”, declaró en un comunicado la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.

Según la investigación preliminar de la Comisión, el pacto entre BMW, Daimler y Volkswagen para limitar el desarrollo y lanzamiento de las tecnologías orientadas a reducir las emisiones habrían afectado a los nuevos vehículos para particulares de gasolina y gasóleo vendidos en el Espacio Económico Europeo (EEE). Esos acuerdos para limitar la competencia se habrían tratado en reuniones técnicas entre los fabricantes.

En concreto, el Ejecutivo comunitario tiene dudas sobre los sistemas de reducción catalítica selectiva para disminuir las emisiones dañinas de óxido de nitrógeno en los coches diesel, mediante la inyección de urea en el flujo de los gases de escape. Según la CE, BMW, Daimler y Volkswagen coordinaron entre 2006 y 2014 las dosis de urea que añadían, el tamaño del tanque de urea y los intervalos de recarga. De ese modo, limitarían el consumo de urea y la eficacia a la hora de reducir la contaminación debida a los gases de escape.

En cuanto a los vehículos de gasolina con motores de inyección directa, a Bruselas le preocupan los filtros de partículas “Otto” (OPF) para reducir las emisiones. De acuerdo con la Comisión, los tres fabricantes se coordinaron para evitar o “al menos retrasar” la introducción de los OPF en los nuevos modelos de gasolina con motores de inyección directa entre 2009 y 2014.

El Ejecutivo comunitario subrayó que la investigación se limita a una presunta violación de una ley de competencia y no tiene que ver con la posibilidad de no haber respetado la legislación medioambiental. Además, la investigación de este cartel no está relacionada con otras, incluidas las que tienen que ver con el uso de dispositivos ilegales para falsear los resultados de las pruebas de emisiones, como sucedió en el llamado “dieselgate”, que también afecta a Volkswagen. El envío del pliego de objeciones no prejuzga el resultado final de la investigación, recordó la CE.

Comenta esta noticia
Update CMP