19 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

¿Tiene razón Tejerina con la educación en Andalucía? La respuesta es sí

Si Tejerina hubiera hablado de cursos y no de niños y años; Susana Díaz no hubiera podido hacerse la ofendida. La realidad es que la presidenta debería explicar por qué fracasa en educación.

 

 

La exministra Tejerina ha generado -o le han generado- una intensa polémica por unas declaraciones en TVE en las que, para criticar el estado de la educación en Andalucía, contraponía los resultados de los niños de allí con los de Castilla y León. El conflicto ha venido porque, para ilustrar esa comparación, aseguraba que los primeros saben con diez años lo que los segundos con ocho.

 

Seguramente la frase no es la más acertada, por una poderosa razón: es complicado medir con exactitud cuántos años significan de retroceso las supuestas carencias de la educación andaluza, que es a quien va dirigida la crítica de la extitular del Ministerio de Agricultura, decisiva por cierto en las negociaciones en Europa sobre el campo, la ganadería y la pesca que tan relevantes son para Andalucía. Si se hubiera referido a cursos, hubiera quedado más claro que hablaba de la gestión y no de los chavales... y hubiera acertado al 100%. Por existe esa diferencia.

La conclusión es que entre la educación andaluza y la castellanoleonesa hay hasta dos cursos de diferencia: hablar así y no de años hubiera cercado a Susana Díaz

El ruido interesado creado por el PSOE, con Susana Díaz al frente, haciéndose los ofendidos por la supuesta ofensa contra los niños andaluces, no tiene que confundir a nadie con respecto a la auténtica naturaleza del problema y los verdaderos responsables del mismo, tal y como demuestran sistemáticamente los datos oficiales que miden el estado de la educación en España y en sus comunidades autónomas y lo comparan con el del resto de Europa y con los países más avanzados del mundo.

Y éstos consagran el incontestable fracaso del PSOE como gestor de la educación en Andalucía durante lustros: la región aparece sistemáticamente en el furgón de cola de España, en casi todas las áreas y por resultados globales, con unas diferencias frente a Castilla-León, citada por Tejerina, que efectivamente suponen en algunos epígrafes dos cursos de distancia

 

 

Entre Andalucía y Castilla y León hay 45 puntos de diferencia, lo que da una idea de la veracidad de las palabras de la exministra. ¿Pueden traducirse de manera precisa las consecuencias de esa brecha? El alemán Dirk Hastedt, director Asociación Internacional para la Evaluación del Rendimiento Educativo (IEA) se atrevió a hacerlo, tal y como recoge este viernes El Mundo.

Cuando  estuvo en Madrid en diciembre del año pasado presentando los resultados de Comprensión Lectora, explicó que 45 puntos vienen a ser el equivalente a dos cursos académicos de distancia: no mentía precisamente Tejerina, aunque su manera de decirlo puso fácil a Susana Díaz presentarse como defensora de los niños, frente a la derechona clasista, en lugar de pedir disculpar por su incompetencia y explicar, ahora que va a haber Elecciones, cómo piensa frenar ese deterioro. 

 

 

El desarrollo por áreas de la educación andaluza también deja en muy mal lugar a Díaz y a la Junta. En Ciencias también hay dos cursos de diferencia entre Castilla y León (546, como EEUU) y Andalucía (503, como Nueva Zelanda). La distancia es casi la misma que en Matemáticas: 43 puntos. En la evaluación de Comprensión Lectora (2016), Andalucía saca 525 puntos frente a los 546 de Castilla y León. Aquí la diferencia es de 21 puntos, aproximadamente un curso académico.

 

 

Otro dato que deja fatal a Susana

Pero aún hay más motivos para criticar a la actual presidenta de la Junta de Andalucía: ni siquiera puede apelar a la carencia de recursos, pues su comunidad dedica técnicamente más dinero per cápita a la educación que Castilla y León: 835 euros por persona en 2017, últimos datos cerrados, frente a 804. 

 

Con menos dinero, la comunidad gobernada por el PP obtiene muchos mejores resultados que la gestionada desde hace 36 años por el PSOE. Seguramente la explicación a esto tiene que ver con que, en el primer caso, se dedica un mayor porcentaje del gasto total al usuario y, en el segundo, a la estructura laboral. Pero lo cierto es que Andalucía queda muy por detrás de Castilla y León y que eso tiene un responsable: sí, la misma presidenta que debería dar explicaciones en lugar de exigirlas.

Comenta esta noticia
Update CMP