20 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Rivera deja claro a Sánchez que no cuente con él con una sola frase lapidaria

Sánchez y Rivera en La Moncloa.

Sánchez y Rivera en La Moncloa.

Ambos se han reunido por espacio de una hora en La Moncloa, pero transcurrido un minuto el líder de Ciudadanos ya le había dicho lo más importante que quería decirle. De pactar, nada.

Dos no se entienden si uno no quiere, pero si ninguno de los dos quiere, menos aún. Pedro Sánchez y Albert Rivera mantuvieron este martes una reunión de cortesía en La Moncloa sabiendo ambos dónde está cada uno.

Las cartas, esta vez sí, están sobre la mesa. El presidente en funciones no cuenta con el líder de Ciudadanos como socio ni aliado -ya se lo gritaron sus militantes la noche electoral en Ferraz- y éste, a su vez, no tiene la más mínima intención de pactar con el socialista.

Ninguna, cero. Ni por activa, con un acuerdo de investidura o de legislatura, ni tampoco por pasiva, con una abstención. Por más que se lo pidan los jefes del Ibex 35. Por más que le gustaría a Pablo Casado.

 

Sabe Rivera que su sitio ahora está enfrente del gobierno y no al lado, “haciendo una oposición firme y leal con los españoles, que sirva a España (...). Liderando una oposición distinta a la que el bipartidismo nos tiene acostumbrados”, afirmó.  

Rivera se lo dejó meridianamente claro a Sánchez nada más sentarse, según él mismo contó después en rueda de prensa. “Le he felicitado por el resultado y le he dicho que estaremos en la oposición. Los electores han dicho que Cs esté en la oposición”, relató ante los periodistas. Y dio por hecho que Sánchez pactará con Pablo Iglesias, “no hay que ser un lince para saberlo”.

El encuentro duró una hora, y durante el mismo no hablaron de pactos en comunidades y ayuntamientos tras las elecciones del 26 de mayo, según el líder de Cs: “España no es un álbum de cromos”, sostuvo.

Sánchez y Rivera constataron que sus posturas están en las antípodas en materia fiscal y en lo que respecta a la aplicación del artículo 155 de la Constitución, fin para lo que el presidente naranja ofreció al socialista sus 57 diputados.

Pero sí le tendió la mano para cuatro pactos de Estados en esta legislatura, en materia de educación, despoblación, inmigración y seguridad y lucha contra el terrorismo.

“Ante la descomposición del PP hace falta un proyecto fuerte”, reiteró Rivera, a codazos con Casado por el papel de líder de la oposición.

Comenta esta noticia
Update CMP