Luis Pizá Antoni, un ilustre Pretoriano enamorado de su Canyamelar y su familia

´Luisito´ es santo y seña de la Valencia marinera y una de las personas que más recuerdas atesora de su historia

Luis Pizá Antoni, mi amigo Luisito, es santo y seña en la Valencia marítima. Aún pecando de la subjetividad intrínseca por el cariño que le profeso, muchos de los que también lo conocen estarán de acuerdo conmigo, es todo corazón y no se rinde nunca. Es el claro ejemplo de que hay que vivir cada día con intensidad, aunque ahora sea acompañado de su inseparable bastón. Su mujer, Vicen Abad, con la que Dios mediante en enero de 2020 celebrará las bodas de oro de su matrimonio y sus hijos y nietos, son el motor de su vida.

Acudimos la otra tarde a la inauguración de la exposición de fotos de nuestro común amigo Pedro Molero en la Casa Museo y antes de entrar yo le preguntaba, y recordaba con nostalgia los años vividos en la antigua fábrica de El Águila en nuestro Canyamelar, diseñada por el arquitecto Mariano García Morales.

Evocaba el ilustre Pretoriano que acabó de construirse en 1954. Luisito siempre habla en valenciano, y con una dulzura especial, y decía: “Era un edificio imponente de ladrillo cara vista, yo entré en 1959, y traíamos la dacsa para hacer la cerveza, viví unos años increíbles allí. La fábrica tenía viviendas allí para los jefes y tenía un depósito elevado de aguas con celosía de hormigón que se distinguía desde lejos”.  

En su memoria queda el Águila que daba la bienvenida a los visitantes desde su jaula, situada en la puerta de entrada de la Fábrica. Allí trabajó junto a otros vecinos del barrio en la oficina. Recuerda a Antolinos y a Manolo Herrero. El que suscribe coincidió en los escolapios con su hijo, que también trabaja actualmente en dicha cervecera.

Me recordaba en esa conversación en lengua vernácula a sus compañeros Pascual Teruel, Antoni Peris, y a su querido Vicente Aparicio. Y como don Vicente Gallart, el cura del Rosario, iba por la fábrica, hablaba con los jefes, ayudaba a los vecinos para que los contrataran, etc...  Luisito define al reverendo Gallart Cano como “un fora de serie” y recuerda como si fuera hoy la visita de la Mare de Deu dels Desamparats a la fábrica en mayo de 1959.

Le brillan los ojos cuando recuerda a Julio Lorenzo, una institución que fue en el Aguila, y a Enrique Real, que entró cuando dejó de ser concejal de Ferias y Fiestas del Ayuntamiento de Valencia, y que luego tanto hizo por los jubilados de la emblemática empresa se profesaban un especial afecto.

La define como una época maravillosa la vivida en aquella fábrica del barrio,  que a principios de los años sesenta, dicha factoría estaba dotada de distintas plantas de fermentación, envasado y bodega. En 1977 marcharon a Quart de Poblet, y allí permaneció Luisito hasta 2002, cuando se jubiló. En 1990 se procedió a la voladura de la misma, aunque el polideportivo del barrio es un perenne recuerdo de la misma.

El Canyamelar, la Semana Santa Marinera y el Levante UD son las pasiones de Luisito

El Canyamelar, la Semana Santa Marinera y el Levante UD son las pasiones de Luisito. Vivió muchos años en la calle Vicente Brull, en aquellas viviendas que promovió su querida y recordada Pepita Ahumada.

La fiesta grande de estos lares marineros le ha apasionado siempre. Recuerda como sus Pretorianos sufrieron en la riada de 1957 y no fue hasta 1959 cuando se reorganizaron. Hasta hace unos pocos años no se perdía ni una sola procesión.

Recuerda como un año difícil en su Corporación el ejercicio 1978-79, que con su constancia le sirvió para levantar el vuelo de nuevo. Ahora, acompañado de su bastón, ya no se enfunda el traje de Pretoriano, pero sigue activo, acude de oyente a Junta Mayor y Parroquial y recuerda con cariño los años vividos junto a su tío Jaime Portalés, a Guillermo Rodriguez, Paco Soler, Toni Peris, Vicente Canós y tantos otros amigos que disfrutan de la Gloria de Dios Padre.

Hoy, junto a Juanjo Sierra, Pilar Rocafull y un largo etcétera mantiene viva la ilusión, y el viejo local de la calle del Rosario que tantas vivencias atesora ya es historia y han adquirido uno nuevo en la calle José Benlliure, junto a lo que fue la Papeleria Ibiza, más grande, y que los propios cofrades como Canós junior, su hijo y muchos más están acondicionando para escribir nuevas páginas de esta Corporación.

Este fin de semana vivirá intensamente las fiestas en honor a Nuestra Señora del Rosario del Cañamelar. Hoy sábado a las 11  horas serán los juegos y talleres infantiles organizados por la Pastoral Juvenil del Rosario. A las 19 horas será el rezo del Santo Rosario y a las 19.30 horas el último día del triduo.

Este domingo será el día grande para Luisito y todos los que quieren y sienten el barrio de El Canyamelar

Al terminar el Triduo, se procederá al acto solemne de la Coberta de la Mare de Deu del Rosari. A las 21:30 horas en el interior del Colegio Hogar Nuestra Señora del Rosario será la verbena popular con tómbola, bocadillos y refrescos amenizado por distintas actuaciones entre ellas la de Pura Esencia, con Vicente Visiedo y Santi Marti.

Mañana domingo será el día grande para Luisito y todos los que quieren y sienten el barrio de El Canyamelar. A las 7:00 de la mañana será la Missa de Descoberta. A las 7,45 horas, el Rosario de la Aurora con sus Misterios Gloriosos. Saliendo de la Plaza de la Iglesia del Rosario, y discurriendo por Mariano Cuber, Barraca, Arcipreste Vicente Gallart, Rosario, Plaza Iglesia del Rosario, donde finalizará.

A continuación se repondrán fuerzas en el patio del Colegio Parroquial, con una gran chocalatá. A las 12:00 horas será la Misa Mayor en honor a la Virgen del Rosario. Y por la tarde a las 19.30 horas será la Eucaristía y a continuación la solemne procesión con la Virgen del Rosario por las calles del Canyamelar, primeramente se lanzarán 21 SALVAS en su honor. La Cofradía que preside Manuel Francisco Pradas, autoridades eclesiásticas, y civiles e invitados de la misma cumplirán un año más con la Patrona.

Ya saben que siempre les recomiendo escuchar a nuestro corazón, obrar el bien a los demás y sentir estos lares marineros. Sean felices y nos vemos en la Valencia Marítima, esta semana toca Canyamelar.

 

Comenta esta noticia