19 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez debe explicar en el Congreso sus acuerdos con el independentismo

 

 

 

Pedro Sánchez ha rematado su controvertida y nada transparente "cumbre" con Quim Torra avalando, en una entrevista en La Vanguardia, la celebración de un impreciso referéndum para integrar a los catalanes en una solución "democrática": se trata de que a unos les parezca una consulta para la autodeterminación que calme la escalada secesionista y a otros, por contra, una renovación ampliada del vigente Estatut.

Todo en este asunto con Sánchez es premeditadamente difuso, inconcreto y opaco, más propio de un tahúr político de un presidente serio. Pero algo sí está claro y es especialmente lamentable: nada de lo que hace ni dice obedece a una posición política reflexiva y asentada en la Constitución y la posición democrática mayoritaria de los españoles; sino que es consecuencia de los peajes que ha de soportar para atender a sus socios de investidura.

 

Por mucho que Sánchez envuelva sus despropósitos en una búsqueda incesante de una solución estable a un problema que sólo será político cuando deje de ser ilegal y violenta la postura del independentismo; los hechos le desmienten con tozudez y sus pasos atienden a su debilidad parlamentaria, que debió disuadirle de llegar a La Moncloa a cualquier precio.

Sánchez es un irresponsable con Cataluña que hace todo con opacidad para proteger sus intereses personales

Que el presidente de España dedique más tiempo a zaherir a quienes, simplemente, defienden la Constitución que a quienes la atacan; lo dice todo de su fondo político y desvela hasta dónde está siempre dispuesto a llegar con tal de consolidar sus objetivos estrictamente personales.

En ese viaje Sánchez ha degradado el valor legal y moral de la Constitución, una obra especialmente ejemplar en un país que venía de una Dictadura y ha alimentado la combinación de desafíos que padece España: desde el nacionalismo más montaraz de Europa hasta el populismo más evidente, con la amenaza territorial o el acoso a la Monarquía Parlamentaria como preocupantes manifestaciones de todo ello.

Todas las respuestas

Por todo ello, el PP y Ciudadanos, únicos partidos del Congreso situados en la posición central de los españoles, han de reaccionar con todas las herramientas democráticas a su alcance y, desde luego, sin complejo alguno por la batería de insidias que lanzan el Gobierno, sus socios y sus apoyos mediáticos, que son casi todos.

Hacer comparecer a Sánchez para que explique con precisión de que habló "bilateralmente" con Torra, en un encuentro nefando preparado en secreto por Pablo Iglesias y Carles Puigdemont, es un primer paso. Pero no el único: nada debería descartarse para frenar al presidente más irresponsable que tal vez nunca tendrá España.

Comenta esta noticia
Update CMP