16 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Así quiere seducir Casado a Rivera para atraer a Cs a España Suma

La estrategia del Partido Popular pasa por rebajar la presión sobre la formación naranja de cara a un hipotético adelanto electoral que cada vez parece menos hipotético.

La jugada maestra que llevó a cabo la semana pasada el Partido Popular, registrando la marca España Suma y sus distintas variantes autonómicas, de cara a un posible adelanto de las elecciones generales, tiene por objeto intentar una suma del centro derecha capaz de volver a recuperar la hegemonía política, diluida por la división entre PP y Cs, a la que se sumó la irrupción de Vox.

La segunda fase de esta estrategia con la que los populares pretenden lograr más votos y escaños para el centro derecha pasa ahora por intentar seducir a los naranjas, de manera que la formación liderada por Albert Rivera se preste a formar parte de la entente que planean en Génova 13. Así, el PP quiere rebajar la presión sobre Ciudadanos de cara a una posible alianza en España Suma o en otra fórmula electoral si hay repetición de los comicios. Porque los de Albert Rivera, de momento, están cerrados en banda.

Fuentes de la dirección nacional del PP han explicado que se va a suavizar el discurso público para no presionar al partido de Rivera, con quien el presidente del PP, Pablo Casado, no ha mantenido ningún contacto desde que terminó el curso político. Ambos partidos han tenido una relación intensa por las negociaciones autonómicas, pero no sus líderes, según las mismas fuentes.

Casado ha reaparecido en público este lunes en la toma de posesión de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, una de sus apuestas personales en las pasadas elecciones autonómicas de mayo que ha logrado mantener el poder para el PP en esta comunidad gracias a un pacto con Ciudadanos, con el que comparte gobierno, y con Vox.

Es el formato que ha permitido a Juanma Moreno ser presidente de la Junta de Andalucía, a Alfonso Fernández Mañueco serlo de la Junta de Castilla y León y a Fernando López Miras, del Gobierno de Murcia. Los dos primeros han arropado también hoy a Isabel Díaz Ayuso en el acto celebrado en Madrid.

El Gobierno de esta comunidad es la joya de la corona del poder político que mantiene el PP tras el batacazo en las elecciones generales y Pablo Casado ha subrayado hoy, en declaraciones a los medios de comunicación, que será el escaparate de las políticas que quiere aplicar en el futuro desde La Moncloa.

Condiciones para una “carambola”

Sobre las ventajas o no para el PP de la repetición de elecciones, las mismas fuentes de la dirección explican que no ven fácil un vuelco electoral, salvo que se cumplan varias condiciones para que el centro derecha político logre una mayoría que le permita gobernar. Es decir, para repetir la "carambola" de Andalucía, donde se logró contra pronóstico desbancar al PSOE del gobierno.

Según señalan, tendría que producirse una desmovilización del voto de la izquierda, así como la fragmentación de los partidos de este espectro político, con la división de Podemos en Más Madrid, y que el centro derecha lograra arrastrar votos que se traduzcan en escaños. En esta última condición se enmarca el interés del PP por 'España Suma', la traslación nacional de la fórmula 'Navarra Suma' que ha dado buenos resultados electorales en esa comunidad.

Desde el PP defienden la necesidad de aunar fuerzas con Ciudadanos para aspirar de nuevo al Gobierno, pero también en mantener un tono suave que no ahuyente a la formación de Rivera que, de momento, sigue cerrada en banda a esta posibilidad.

Las fuentes consultadas insisten en que la búsqueda de un acuerdo no es nueva, que Casado ya la planteó de cara a las generales de abril y con las cuentas hechas sobre cuántos escaños estaban en juego.

Recuerdan que si Vox, como planteó el PP, no se hubiese presentado en provincias donde no tenía posibilidades de lograr diputados, el PP podría haber sumado 21 escaños más a los 66 que obtuvo. Las mismas fuentes han asegurado que, de haber aceptado la propuesta, los 'populares' podrían haber quizá incorporado algún candidato de Vox en sus listas.

Con respecto al Senado, desde la formación conservadora se apunta que de haber compartido listas con Ciudadanos habrían logrado al menos 40 escaños más de los obtenidos por ambas partes (el PP, 55 y Cs, 5).

De momento, Pablo Casado no ha tenido contacto con Albert Rivera pero tampoco con Santiago Abascal, líder de Vox. Desde el PP se subraya que las relaciones han sido intensas por la negociación sobre todo en la Comunidad de Madrid, pero los líderes no han hablado.




Comenta esta noticia
Update CMP