20 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La mejor médico de familia del mundo entra en política y sorprende en su debut

Verónica Casado (a la derecha) junto a la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo.

Verónica Casado (a la derecha) junto a la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo.

Periodistas, toreros, el padre de Leopoldo López, el expresidente de Coca-Cola España... todos fueron seducidos por la política. Ahora también Verónica Casado, consejera en Castilla y León.

"Es la envidia de muchas comunidades autónomas", presumió delante de los periodistas el nuevo vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea

Se refería Igea, de Ciudadanos, al flamante fichaje como consejera de Sanidad de la vallisoletana Verónica Casado, la que está considerada como la mejor médico de familia del mundo por la Organización Mundial de la Medicina de Familia. 

La entrada de Casado en el Ejecutivo que preside el popular Alfonso Fernández Mañueco, aunque como cuota de Cs (es una de las consejerías que les correspondieron a los naranjas), ha causado tanta sorpresa en el mundo médico como admiración. 

De hecho, desde su recientísimo nombramiento no ha dejado de recibir felicitaciones, desde la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, al Consejo de Colegios Oficiales de Médicos de Castilla y León, pasando por la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa), el sindicato médico CESM, el de Enfermería Satse... 

"Aceptar el cargo ha sido la decisión más difícil de mi vida. Es un reto complicado, pero entusiasmante", declaró cuando le dijo sí a Igea, también médico de profesión. 

Y ha empezado fuerte. En el primer Consejo de Gobierno de la legislatura Igea y Casado presentaron este jueves un proyecto de ley sobre derechos y garantías al final de la vida, adaptada al ámbito autonómico. Versa sobre asuntos muy delicados siempre en el debate político como los cuidados paliativos en fase terminal o la sedación terapéutica en los instantes finales de la vida. 

La Consejería de Sanidad es una de un órgano vital en la Junta de Castilla y León, una tierra castigada por el envejecimiento de su población. El año pasado tuvo un presupuesto cercano a los 3.600 millones de euros. Casado ha encargado, también, un informe sobre la situación de las listas de espera.

El nuevo Gobierno de Castilla y León, el segundo de coalición entre el PP y Cs después de Andalucía, es una mezcla de veteranos y noveles de la política. Como vicepresidente, portavoz y consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior figura el propio Igea, el hombre que se atrevió a desafiar a Albert Rivera y hacer descarrilar la operación Clemente (el fichaje de la expresidenta de las Cortes regionales con el PP Silvia Clemente). 

Fernández Mañueco mantiene a dos consejeros de la época de Juan Vicente Herrera: Carlos Fernández Carriedo, que se encargará de la Consejería de Economía y Hacienda, y Juan Carlos Suárez-Quiñones, al frente de Fomento y Medio Ambiente.

Como consejero de Presidencia ha entrado el que fue presidente de las Cortes en los últimos meses de la anterior legislatura, el burgalés Ángel Ibáñez. Para Agricultura, Ganadería y Medio Rural, el presidente ha repescado a Jesús Julio Carnero, al que Cs vetó para seguir como presidente de la Diputación de Valladolid y ahora Fernádez Mañueco.

En Familia e Igualdad de Oportunidades estará la diputada por Zamora Isabel Blanco Llamas y como consejera de Educación, la gerente del Ecyl (el Servicio Público de Empleo), Rocío Lucas.

Además, el presidente del Consejo Económico y Social, Germán Barrios, ha sido designado consejero de Empleo e Industria. Y el director gerente de la Fundación Miguel Delibes, Javier Ortega, se queda al frente de Cultura y Turismo. Estos dos últimos, junto con Igea y Casado, son los de Cs.

Comenta esta noticia
Update CMP