23 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sanidad se ve forzada a admitir que no dijo la verdad y que Madrid evoluciona

Illa y Aguado y sus delegaciones en la nueva reunión del Grupo Covid, este martes.

Illa y Aguado y sus delegaciones en la nueva reunión del Grupo Covid, este martes.

El gobierno regional exige al Gobierno que reconsidere su orden de restricciones tras la última reunión del Grupo Covid. Los positivos han descendido un 42% en 15 días.

En el campo de batalla en el que se han convertido las relaciones entre el Gobierno y la Comunidad de Madrid, este martes ha tocado tregua. Una tregua obligada para el Ejecutivo central tras verse forzado a admitir que los datos de la Puerta del Sol que hace 24 horas puso en duda son reales. Cifras que confirman un descenso del 42% de los contagios en apenas 15 días.

Malentendidos que ha aclarado el gobierno regional con una batería de cifras que confirman la evolución positiva de la pandemia con las medidas decretadas por la Puerta del Sol hace dos semanas y que han acabado con una queja formal de consejero madrileño por las dudas expresadas por los dos máximos responsables del Ministerio.

"Han sido malinterpretadas", se han excusado Illa y Simón. "No he puesto en duda jamás los datos de ninguna comunidad autónoma. Ayer me expresé diciendo que hay que tomar los datos de las comunidades con mucha precaución", se ha visto obligado el ministro a aclarar en el Senado.

En la cita, a la que se ha sumado por primera vez la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, han vuelto a verse las caras Salvador Illa y Fernando Simón con el vicepresidente madrileño, Ignacio Aguado, y el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero.

Según ha enfatizado Ruiz Escudero en una comparecencia ante los periodistas, la cita ha servido para que Madrid haya aclarado al ministro Illa que no permitirá que se "pongan en duda" sus estadísticas. "He exigido al Gobierno una aclaración y que no se vuelva a cuestionar la información facilitada por nuestra Comunidad", ha subrayado.

"Cuestionar la información es cuestionar a los expertos", ha advertido el consejero. "Solicitamos el máximo respeto para los profesionales de la Dirección de Salud Pública y del Sermas, tan capacitados y tan preparados como los técnicos del Ministerio".

Según ha desvelado, tanto Simón como Illa le han trasladado "que jamás han puesto en duda los datos". Así, ha subrayado que espera que este tipo de insinuaciones no se vuelvan a producir.

 

 

 

El responsable autonómico de Sanidad ha reiterado que las cifras están respondiendo a la baja y que el plan puesto en marcha por el gobierno regional "funciona". "Estamos confirmando la tendencia positiva", ha recalcado.  "Las medidas están funcionando aunque no debemos lanzar las campanas al vuelo". Por ello, Ruiz Escudero ha reclamado también a Illa que reconsidere la derogación de su orden ministerial con el confinamiento de la capital.

Cabe recordar que esta última reunión de coordinación ha tenido lugar después de que este lunes desde Sanidad se pusiera en cuestión las cifras oficiales facilitadas por el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso sobre el número de infectados e ingresados en la región. Por eso, ambas partes han acordado además un nuevo mecanismo de revisión diaria del balance de la pandemia.

 

El ministro de Sanidad, este martes en el Senado.

 

Asimismo, durante el encuentro ambas partes han coincidido en la conveniencia de que las unidades de apoyo mantengan reuniones semanales mixtas a efectos de una mayor coordinación, tanto del ámbito técnico como territorial, según ha informado por su parte Moncloa.

Madrid se planta: "Solicitamos el máximo respeto para los profesionales de la Dirección de Salud Pública y del Sermas, tan capacitados y tan preparados como los técnicos del Ministerio".

Las medidas restrictivas impuestas por Sanidad entraron en vigor el pasado viernes por la noche y afectan a diez municipios, incluida la ciudad de Madrid. Por ahora, se están realizando controles informativos, a falta de que la autoridad judicial las ratifique y las Fuerzas de Seguridad puedan aplicar las sanciones con cobertura legal.

Ahora, con las cifras de la evolución que pone Madrid sobre la mesa, Illa debe decir si mantiene su intervención encubierta de las competencias madrileñas o libera a más de 6 millones de madrileños.

Comenta esta noticia