18 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez improvisa una reforma constitucional para que se deje de hablar de él

Sánchez quiere pasar página de la polémica de su tesis cuanto antes.

Sánchez quiere pasar página de la polémica de su tesis cuanto antes.

Acabar ahora con los aforamientos. Es todo lo que se le ha ocurrido al presidente y a su equipo para recuperar la iniciativa política. Hasta ahora los socialistas nunca han apoyado tal cosa.

Pedro Sánchez quiere recuperar la iniciativa política, cerrar la polémica de su tesis cuanto antes y trasladar el foco a Pablo Casado. Y para ello ha optado por la vía rápida y efectista. Una vez más.

El presidente del Gobierno ha propuesto este lunes una reforma de la Constitución para acabar con los aforamientos, y ha invitado al resto de partidos a sumarse: ·Si todos actuamos con altura de miras, entrará en vigor en 60 días", ha afirmado. 

"Ofreceríamos una señal de ejemplaridad, solidaridad y empatía", ha añadido durante un acto en conmemoración de sus 100 días en La Moncloa. 

La supresión de los aforamientos es una bandera tradicional de Ciudadanos, para que la que hasta ahora nunca ha encontrado el apoyo del PP ni del PSOE.  

Con este repentino arranque, Sánchez pretende obligar a Pablo Casado a retratarse, puesto que para aprobar una reforma exprés de la Constitución es necesario el acuerdo entre socialistas y populares. 

Y se da la circunstancia de que el líder del PP está precisamente inmerso en un proceso judicial en el Tribunal Supremo por su condición de aforado. 

La juez de Instrucción madrileña que investiga las irregularidades en el Instituto de Derecho Público de la Universidad Rey Juan Carlos elevó el pasado agosto a dicho tribunal una exposición razonada sobre Casado y ahora es el Supremo el que ha de decidir si le imputa por un posible delito de cohecho impropio. 

Comenta esta noticia
Update CMP