13 de julio de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Shakira y J.Lo superan las mejores expectativas con un aluvión de sorpresas

Shakira y Jennifer Lopez.

Shakira y Jennifer Lopez.

Las dos divas latinas de la música no solo estuvieron a la altura de lo que se esperaba de ellas sino que se lo pusieron muy complicado a todos los artistas que vendrán después de ellas.

Dos de las artistas más importantes del panorama internacional han dado un espectáculo impresionante en el que fácilmente podría ser el mayor evento deportivo del mundo.

Shakira y Jennifer López, protagonistas indiscutibles de la Super Bowl, consiguieron poner en pie a todo el mundo que se encontraba alrededor del escenario del Hard Rock Miami.

Así las cosas y con la expectación que había en apenas unos minutos fueron muchos los que tildaron su actuación como "el mejor espectáculo de la Super Bowl de los últimos años".

Y es que las redes sociales se volvieron la plataforma perfecta para que todos los fans de las cantantes expusieran sus comentarios halagándolas.

Son unas divas encima del escenario y es complicado decir lo contrario, como demostraron este domingo. Dos artistas latinas, que nos hicieron disfrutar y divertirse a todos con sus canciones, juntas en el escenario de la final de fútbol americano, algo que tendrán difícil superar los artistas de ediciones venideras.

Todo comenzó con unos imponentes fuegos artificiales y tras ellos, Shakira arrancaba el espectáculo con su famosa canción Loba. Siguió con un popurrí de sus mayores éxitos, combinando inglés y español pasando por todos los registros de voz y estilos de música posible. Uno de los mejores momentos llegaba con la aparición sorpresa de Bad Bunny al ritmo de Chantaje y de Callaíta.

Tras la actuación de la mujer de Piqué, vino la de Jennifer López, quien volvió a demostrar que a pesar de tener cincuenta años, está en plenas condiciones físicas para hacer todo lo que se le ponga entre ceja y ceja. La cantante aparecía en el escenario como si fuera una mismísima Diosa que se abría camino entre la oscuridad. Y entonces vino la segunda sorpresa de la noche con la llegada de J.Balvin. El momento que dejó completamente emocionados a los fans fue cuando Emme, la hija de Jennifer López y Marc Anthony, debutaba en el escenario junto a su gran maestra, su madre.

Este gran espectáculo en el descanso de la Super Bowl llegaba a su fin con las dos grandes divas sobre el escenario, una de dorado y otra de plateado. Las dos fueron incapaces de contener la gran sonrisa que tenían en ese momento, fruto de sacrificio y del trabajo realizado con éxito. Con todo el público enloquecido, estas dos grandes artistas se despidieron de uno de los mejores descansos de la Super Bowl de la historia, dejando el listón muy alto.

Comenta esta noticia