17 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La emboscada que Zarzuela teme que Iglesias haya urdido y ejecute contra el Rey

Es verosímil pero poco probable y de difícil tipificación política pero si por desventura los estrategas morados creen que así podrían consumar su plan, Sánchez aún tiene otra opción.

Es la última comidilla en los corrillos políticos y este martes José Antonio Zarzalejos se encarga de analizarla en su columna de El Confidencial: en el nuevo trámite de consultas, obligado e inevitable aunque se sepa de antemano que el Rey no podrá encargar la investidura a ningún candidato, podría darse la hipótesis que tanto se maneja.

A saber, "que Pablo Iglesias comunique a Felipe VI que los 42 votos de Unidas Podemos apoyarían la investidura de Pedro Sánchez aunque no haya mediado acuerdo con el PSOE. Los votos morados, sumados a los del PSOE y, seguramente, a los del PNV, el PRC y otros más, permitirían al Rey ofrecer a Sánchez la candidatura a una nueva investidura". 

Eso sí, matiza el periodista, "ni la Constitución ni ninguna otra ley establecen que el candidato deba aceptar obligatoriamente la encomienda del jefe del Estado. Así lo entendió Mariano Rajoy en enero de 2016" que "adujo ante el Rey que “no estaba en condiciones” de asumir la misión que le encomendaba porque “no solo no tengo una mayoría a favor sino que tengo una mayoría absoluta en contra”.

Aunque "la situación de Sánchez en septiembre de 2019 no sería exactamente la de Rajoy" en ningún lugar está escrito "que no pudiera exponer al jefe del Estado razones de naturaleza no cuantitativa para rehusar el 'gratis total' de Pablo Iglesias". 

En este punto se pregunta Zarzalejos en voz alta si "es verosímil que Unidas Podemos haya urdido y ejecute luego ante el Rey esta estratagema" y se contesta: "es verosímil pero no probable y, en términos políticos, sería una jugada de difícil tipificación porque trataría de investir a Sánchez para someterlo de inmediato a un acoso implacable al que se sumarían, seguramente, Ciudadanos y el PP".

Eso añadiendo además que el nuevo presidente del Gobierno "debería soportar esta situación hasta el mes de abril de 2020".

En resumen, "si a Iglesias se le ocurriera optar en estos términos por el gratis total para ganar el pulso al secretario general del PSOE, no cabría albergar duda alguna de que se estaría forzando el sentido de la ley constitucional y utilizando al jefe del Estado".

En otras palabras: "La negación de la política auténtica se habría consumado hasta niveles de indignidad cívica" por eso advierte que "el jefe del Estado no puede ser utilizado en la batalla partidista forzándole a comportarse como una pieza en una estrategia de máxima hostilidad al ahora presidente en funciones". 

Así, concluye esperando que "esta hipótesis de la gratuidad del apoyo de Unidas Podemos no se haga realidad. Pero si, por desventura, los estrategas morados creen que así podrían consumar su plan, Sánchez estaría en su legítimo derecho a no convertirse en su víctima. Y quizás el jefe del Estado, esgrimiendo su competencia para moderar y arbitrar podría eludir una oferta a Sánchez fraguada en la intencionalidad de una emboscada política".

Comenta esta noticia
Update CMP