29 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La influencia de Iglesias sobre Sánchez abre en canal el Gobierno y al PSOE

La ministra portavoz flanqueada por Iglesias y Calviño.

La ministra portavoz flanqueada por Iglesias y Calviño.

Detrás de la imagen de unidad que pretendieron dar este lunes la ministra portavoz y dos de los tres vicepresidentes se esconde una realidad bien distinta. Las heridas son crecientes.

 

Que Pablo Iglesias y Nadia Calviño están duramente enfrentados es una evidencia que ni la comparecencia conjunta en Moncloa de este martes ha podido disimular. Las últimas medidas del Gobierno y un tuit han sido el enésimo detonante de una pugna feroz entre dos formas de afrontar esta crisis.

“Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general”

El tuit de Iglesias invocando el artículo 128 de la Constitución ha generado alarma en medios económicos (“suena a amenaza bolivariana”), ha generado malestar en el PSOE (“es la típica chulería de Iglesias”), ha provocado desconfianza en la oposición (“tiene un tufo totalitario que nos preocupa”) y ha sido observado de cerca por diversos estamentos del Estado.

El tuit ahonda -además- en la idea de un Pedro Sánchez sometido a Pablo Iglesias y de un Ejecutivo partido en dos. Fuentes socialistas muestran, sin disimulo, “hartazgo” por la influencia “absoluta” del líder de Podemos sobre un “inaccesible” -dicen- Sánchez.

Un ex alto cargo de Moncloa de la era Zapatero, que conoce muy bien los resortes de la Presidencia, reconoce que “la concentración de poder del estado de alarma es muy tentadora para un personaje como Iglesias”.

Calviño vs Iglesias: ¿Piensa el Gobierno nacionalizar empresas o bancos?

Ante este panorama, un PSOE ninguneado y un Sánchez “bunkerizado” en un grupo muy reducido de asesores, Calviño aparece como el único perfil dentro del Ejecutivo “con peso” para hacer frente al poder creciente de Iglesias.

Las fuentes próximas a la vicepresidenta aseguran que no se siente derrotada. “Está perfectamente anclada en el Gobierno”, señalan. Aunque no pueden asegurar que no haya pensado en algún momento o amagado con dimitir ante el presidente Sánchez.

El Rey despachando con la vicepresidenta Calviño este lunes en La Zarzuela.

 

El tuit de Iglesias ha generado inquietud en el mundo empresarial. Fuentes de la Vicepresidencia económica niegan a este periódico que vaya a haber nacionalizaciones. “Ni mucho menos se contemplan hoy ni siquiera para rescatar empresas en peligro como ha hecho Italia”. E insisten: “Hay un programa de Gobierno y no va por ahí”.

Pero en el “hoy” puede estar el problema. “Las circunstancias cambian en pocos días”, repiten las fuentes gubernamentales, mientras los contagiados y los muertos crecen y, en cada cambio, hasta ahora, Iglesias ha salido vencedor.

Nadia Calviño ha peleado mucho -señalan diversas fuentes- (“de manera agresiva y dura”, dice una) porque piensa que, si la crisis sanitaria se alarga, nuestra economía no va a aguantar todas las medidas sociales de gasto que se van aprobando por la presión de Iglesias.

En la Vicepresidencia económica reconocen que la paralización de la actividad conllevará una caída de los ingresos, pero no se muestran, a corto plazo, preocupados. “Nuestra capacidad de financiarnos en el mercado es, por ahora, tranquilizadora y a precios razonables y la prima de riesgo sigue estable”.

El Ejecutivo tiene ya previsto -oficiosamente- que el confinamiento dure hasta mediados de mayo. Pero, ¿y si dura más? Entonces, reconocen las fuentes oficiales, Europa tendrá que ayudarnos en el marco de un plan global de recuperación.

Traducido: si esto dura mucho, no va a haber dinero y en los planes del Gobierno hay temor a una escalada de la tensión social y a problemas de orden público. “En los próximos días -adelantan fuentes oficiales- las cifras del paro ya van a reflejar los datos de la situación actual”.

La “hoja de ruta” de Pablo Iglesias

Así las cosas, en ese hipotético escenario de tensión social, preocupa, en diversos estamentos del Estado, la actitud que pueda adoptar Pablo Iglesias desde el propio centro del poder: el Gobierno.

ESdiario adelantó el 22 de marzo que el Ejecutivo ya tenía sobre la mesa -antes de solicitar la prórroga del estado de alarma- los planes para paralizar la actividad económica y activar la presencia del Ejército en las calles, como ha ocurrido.

 

La oposición empieza a desconfiar (más aún) del Gobierno porque nadie les habló de esto en la sesión del Congreso. “Iglesias parece tener su propia hoja de ruta -dicen- al margen de las cifras de contagiados y los miles de muertos”.

“Iglesias se mueve bien en situaciones de caos”, señalan fuentes con experiencia en estas situaciones críticas en otros países. “Es un especialista en agitación y propaganda”.

Y advierten: “Es inteligente y frío, va midiendo sus fuerzas cada día, sabe ir paso a paso y puede estar viendo su oportunidad de forzar cambios profundos en nuestro sistema político aprovechando una situación tan excepcional”.

Comenta esta noticia