23 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los guardias denuncian las condiciones "infrahumanas" de la escolta de Iglesias

La caseta que les proporciaron carece de suministro eléctrico y el matrimonio no les deja usar los aseos de la casa, de modo que han utilizar un váter químico prestado.

El chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero en Galapagar sigue siendo una fuente de malas noticias. Y no solo para la pareja, que desde su compra y traslado al mismo ha visto la caída en picado de Podemos. También lo es para el dispositivo de vigilancia permanente de la Guardia Civil, que presta sus servicios en condiciones "infrahumanas".

 

Así lo han denunciado a la Cadena COPE representantes de los guardias civiles, que han recordado cómo la caseta que se instaló en la entrada para guarecerse del frío y de las inclemencias del tiempo en ese rincón de la Sierra de Madrid está inservible. El generador que proporcionaba luz y calefacción hacía mucho ruido y por las quejas de los vecinos el Instituto Armado decidió desconectarlo. Así las cosas, los guardias que custodian el chalet solo pueden guarecerse en el coche cuando más arrecia el frío.

Otro problema para los agentes es no tener donde hacer sus necesidades. La pareja se negó a prestarles algún baño de la casa, un gesto que contrasta con la "humanidad" que tienen otros políticos protegidos con sus protectores, según contaba en la emisora Ramón Rodríguez, de la Unión de Guardias Civiles, que prestó, por su cuenta y riesgo, a los agentes un váter químico, aunque los mandos quieren retirarlo.

El aumento de la delincuencia en Galapagar y su entorno por la centralización del mayor número de efectivos del cuartel de la zona para custodiar la casa de los Iglesias-Montero, es otra deriva, denunciada por el Ayuntamiento, que pide el refuerzo de efectivos en el lugar.

El único político de la oposición con seguridad en su casa

Se da la circunstancia de que Pablo Iglesias e Irene Montero son los únicos políticos con representación institucional, fuera del Gobierno, que cuentan con este sistema de vigilancia. Tanto Pablo Casado como Albert Rivera cuentan con escolta, pero no cuentan con protección en sus domicilios particulares. Y tampoco les faltan las amenazas.

Podemos dispone, por otra parte, una asignación presupuestaria de alrededor de 280.000 euros para seguridad privada que no se emplea para la custodia del caserón de Galapagar.

 

Comenta esta noticia
Update CMP