24 de octubre de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Kiko Hernández, azote de los que venden su vida, se apunta a las exclusivas

Kiko se convierte en lo que siempre ha denostado

Kiko se convierte en lo que siempre ha denostado

El colaborador pasa de todo y le da igual que le tilden de incoherente. Tiene claro que ser protagonista de reportajes en las revistas da dinero y se suma al club de los que venden su vida.

Kiko Hernández no deja de sorprender. El colaborador, que siempre ha destacado por ser azote de los que venden su vida al papel cuché, ahora ha cambiado de bando. Sí, como lo leen. Y es que el ex Gran Hermano ha descubierto que las exclusivas son una buena fuente de ingresos y esta semana protagoniza la segunda en lo que llevamos de mes.

Conocedor de que está en el punto de mira por su incoherencia, en Diez Minutos revisten la exclusiva de Kiko como si fuera un reportaje realizado a sus espaldas. Sin embargo, conociendo la relación del colaborador con la revista, cualquiera intuye que jamás sacarían nada relativo a él sin su conocimiento.

Si la semana pasada Hernández enseñaba su casa y anunciaba que buscaba comprador, en este nuevo número de Diez Minutos cuentan que ya ha encontrado vivienda y dan pelos y señales de la misma. Y como todo está muy bien medido, las imágenes aparecen tomadas de lejos, como si fueran obran del mejor paparazzi.

Kiko empieza una vida en “Valdelagua, una exclusiva urbanización situada a 30 kilómetros de Madrid, en la que residen famosos como la hija de Rocío Jurado y Penélope Cruz”, cuentan en su revista de cabecera. El colaborador se habría decantado por una vivienda de 1.500.000 de euros que tiene todo lo que buscaba, queda cerca de Telecinco y cuenta con la seguridad necesaria para poder vivir sin sobresaltos.

Valdelagua, “dispone de un club social, pistas de pádel, seguridad 24 horas con circuito de cámaras, control de acceso, y zona infantil de juegos. Además, se trata de una zona con colegios privados muy cerca, algo que también buscaba Kiko para sus pequeñas”, puede leerse en el reportaje.

Desde que saliera de Gran Hermano, Kiko Hernández no ha parado de trabajar. Es uno de los colaboradores mejor pagados de La fábrica de la tele, su sueldo anual fue cifrado en 250.000 euros anuales por Rumore. A esto hay que añadir lo que percibe con sus otros trabajos. Oficia bodas, es imagen de una sala de juegos y tiene acuerdos con diferentes firmas. De hecho, tenía previsto lanzar una colección de ropa infantil tras convertirse en padre. Sin duda, un auténtico Rey Midas.

Comenta esta noticia
Update CMP