El PPCV corta Internet a sus compañeros de Valencia para que se vayan de la sede

Isabel Bonig y Juan Ramón Adsuara

Isabel Bonig y Juan Ramón Adsuara

Cuando de dinero se trata no hay amigos ni compañeros de partido. Y si no, que se lo digan al PP provincial de Valencia que han sido 'deshauciado' por el PP regional de la sede que comparten

El PP de la provincia de Valencia, la tercera organización en número de militantes de España, se encuentra en la 'indigencia' económica. Por no tener no tiene ya ni Internet. Ha sido sus compañeros de la dirección regional que preside Isabel Bonig los que han decidido dejarlos incomunicados a las redes. Bueno, para ser exactos, mantiene la conexión de Intranet con la sede de Génova, 13.

La situación resulta del todo desoladora: En la práctica, el PP regional ha "desahuciado" al PP de la provincia de Valencia de la sede que comparten en el Edificio América de Valencia. Desde hace días  la dirección provincial está en situación de okupa. El conflicto pone de relieve la guerra interna en el partido, azuzada en los últimos días, y el estado de ruina económica tras perder doce diputados (de 31 a 19) en los pasados comicios autonómicos del 28 de abril. 

Con las arcas caninas, el equipo de Bonig exigió al de Juan Ramón Adsuara (presidente de la gestora provincial) que aportara su parte correspondiente para el pago del alquiler de la sede. Sin contestación afirmativa, se fijó el último día de agosto para que hicieran la mudanza. El PP regional, al parecer estaba en conversaciones con la propiedad para recortar el precio del alquiler reduciendo el espacio que en estos momentos tienen arrendado los populares.

El PP  de la provincia de Valencia sigue sin encontrar un local acorde con sus posibilidades económicas. Pero ha debido ser tal la desesperación del regional que incluso ha tomado la decisión de cortar Internet a sus compañeros, ante la imposibilidad de medidas más drásticas como el agua o la luz que afectaría también al equipo del regional.

Sede del PP en la plaza de América de Valencia

Isabel Bonig decidió a finales de 2016 huir de la anterior sede en la calle Quart, un edificio completo de dos plantas. En su momento se dijo que era para reducir costes, aunque también el cambio suponía un borrón y cuenta nueva con una etapa en el PP marcada por casos de corrupción, que siguen sin sustanciarse en la Justicia y que habían afectado al presidente provincial, Alfonso Rus, y varios de sus colaboradores.

Bonig mantuvo que las dependencias del PP regional y el provincial de Valencia siguieran compartidas, algo que ha venido siendo así desde la primera sede en el edificio  de la familia Torner de Barón de Cárcer, junto al Mercado Central. Posteriormente, durante la etapa Zaplana, en la plaza del Ayuntamiento, en un inmueble de oficinas señalado por romper con la estética de la principal plaza de Valencia. Y posteriormente, en la calle Quart, junto al Jardín Botànico.

La explicación económica ofrecida en su momento no parece que fuera determinante. Los populares pagaban en el anterior edificio algo más de 10.000 euros mensuales, según comentó en su momento la secretaria general, Eva Ortiz. La sede actual, con cerca de 600 metros cuadrados, cuesta unos 15.000 euros mensuales, a los que hay que añadir gastos de mantenimiento. Un precio alto si se compara con otros inmuebles en el centro de Valencia. El balón de oxígeno planteado por el equipo de Bonig a la provincial consistía en que pagaran 4.000 euros por el espacio que ocupan. 

El fallido 'desahucio' coincide con el debate cada vez más enrarecido sobre quién debe ser el presidente provincial del partido en Valencia. El alcalde de Alfafar y actual presidente de la gestora contaba con el apoyo de Bonig hasta la designación de los diputados provinciales. Adsuara abrió el proceso a la participación de los concejales en la comarcas donde había varios aspirantes. El resultado fue la derrota de los candidatos de Bonig. El más llamativo el que afectó a la vicesecretaria general del PPCV y hasta la pasada legislatura portavoz en la diputación, Mari Carmen Contelles.

Adsuara ha tomado las riendas como portavoz, pero con un grupo tan dividido que en pleno agosto tuvo que intervenir  la dirección nacional. En el encuentro se decidió que se harían cambios en los asesores recién nombrados. Un mes después siguen sin producirse las destituciones y nuevos nombramientos y todo parece indicar que el proceso se aplazará hasta después de las elecciones generales del 10-N. Lo mismo ocurrirá con el congreso provincial previsto para el próximo mes, que deberá esperar a enero en el mejor de los casos.

El entorno de Bonig da por seguro que Adsuara, único alcalde con mayoría absoluta de los populares en una población mayor de 20.000 habitantes en la provincia de Valencia, podría tirar la toalla y dejar la diputación. Una nueva crisis en plena precampaña electoral de las Generales del 10-N. Si finalmente se confirma, el PP provincial no podrá enviar el comunicado por Internet desde sus dependencias si prosigue el 'castigo'. Una imagen tan gráfica de la división en el PPCV.

Comenta esta noticia
Update CMP