13 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Vox se querella contra Zapatero y pone precio a su traición: "Queremos justicia"

El partido acusa al que ETA llamaba "Gorburu" como nombre en clave de omisión del deber de perseguir delitos, revelación de secretos y colaboración con organización terrorista.

Vox lleva a José Luis Rodríguez Zapatero a los tribunales a tenor de lo que revelan las actas de la negociación que el Gobierno socialista que él presidía mantuvo con ETA, cuyo contenido ha sido publicado recientemente por varios medios. 

Este jueves la formación ha presentado una querella ante el Juzgado Central de Instrucción de la Audiencia Nacional en la que acusa al expresidente de los delitos de omisión del deber de perseguir delitos, revelación de secretos y colaboración con organización terrorista. "Queremos que se haga justicia", en palabras de Santiago Abascal.

Según Vox, Zapatero "colaboró activamente con la organización terrorista ETA" cuando era presidente del Gobierno. Puesto que reveló información (…) con grave daño para la causa pública", de forma que los terroristas de ETA pudieron eludir la acción de las fuerzas de seguridad de la República de Francia. E incluso se reunió "personalmente" con la banda.

Ello ha indignado al PSOE:

 

La querella señala, además, que según lo publicado Zapatero conocía que la banda terrorista "estaba fabricando explosivos tres meses antes del atentado de la Terminal-4 de Barajas y a pesar de ello mantuvo la negociación con la banda terrorista"; y añade que presuntamente "facilitó información obtenida por los medios de colaboración policiales de las actuaciones que tenía previstas la policía francesa, pudiendo con ello los terroristas evitar su acción" a sus dirigentes.

La querella recoge informaciones de, entre otros medios, Libertad Digital, El Mundo y El Confidencial en estos términos: "Según las actas que documentan el proceso de negociación mantenido entre el Gobierno de España y ETA durante los años 2005 a 2007, el querellado (según se refleja, identificado bajo el seudónimo GORBURU) ofrecía la posibilidad de influir al Estado de la República de Francia en su actuación antiterrorista 'para bajar la presión de la policía'", tal como refleja la siguiente información: 'Gorburu (Zapatero) le dice al mediador que les han dicho fuentes policiales francesas que después de la detención de Alain tenían preparada un golpe operativo importante contra la organización. Desde entonces, no sabe nada. Estaban preocupados ante una posible detención de Eo (Ternera), pues temen que podría acarrear la ruptura de las negociaciones'".

Asimismo Vox enumera el precio que estaba dispuesto a pagar Zapatero a los terroristas a cambio de su disolución: "Ofreció a ETA anexionar Navarra al País Vasco; legalizar Batasuna; no detener etarras; liberar al sanguinario Iñaki de Juana Chaos; derogar la Doctrina Parot o solucionar su financiación a través de una organización internacional para que dejaran de enviar cartas de extorsión". También "la disminución palpable de la presencia policial (controles, etc.) así como la desaparición de presiones policiales relacionadas con las actividades políticas de la izquierda abertzale". 

Desde las filas populares el senador Rafael Hernando afeó a Vox su "utilización perversa" de los tribunales: "Están en el numerito", les recriminó.

Comenta esta noticia
Update CMP