18 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Millennials, unos consumidores clave

Los hábitos de consumo de esta generación eminentemente digital y con una buena capacidad adquisitiva les convierten en uno de los clientes más interesantes para todo tipo de marcas.

De acuerdo con una encuesta de Price Water House Coopers realizada entre 2012 y 2016, los Millennials ocuparán el 50% de los puestos de trabajo de aquí a cuatro años, así que más vale que si eres una marca que quiere colocar un producto empieces a pensar en ellos y cuales son sus gustos. Un dato: son abundantes los análisis que indican que los millennials gastan más dinero en comida que ningún otro grupo de consumo.

Es sin embargo su capacidad de estar conectados todo el tiempo y la necesidad de buscar un fin o un própsito a sus acciones lo que los vuelve un segmento del mercado al que hay que analizar en profundidad, sobre todo antes de sacar conclusiones superficiales.

¿Qué son los millennials?

También llamados la Generación Y, los millennials son aquellos nacidos al inicio de la década de 1980 y hasta mediados de los años 90 (aunque existen cientos de discusiones acerca del año de comienzo y de término). Lo que más acentúa las diferencias de esta generación con otros, es su necesidad de generar un impacto positivo en el mundo, y descatan por disponer de un bienestar financiero estable.

La mayoría de ellos vive "pegado" 24 horas a sus dispositivos electrónicos (por ejemplo, el 60% de este público sigue alguna marca en YouTube) y al tanto de los últimos avances en aspectos como la comunicación virtual.

Sin proponérselo, los millennials mudan constantemente el mercado con un pensamiento disruptivo y nuevas definiciones de lo que es realmente el éxito. Por eso es importante estar atento a la relación de esta generación con el dinero y a sus hábitos de consumo, calcular sus informes de ganancias y conocer cuáles son sus estrategias de inversión para encontrar los nichos más adecuados.

¿Cómo compran los Millennials?

Más del 50% de las compras que realiza este sector del mercado se efectúa a través de un e-commerce. Se dice que esta preferencia se debe a la independencia de los mismos, es decir, ninguno confía mucho en los comerciales de ventas de las tiendas físicas al uso.

Habitualmente realizan largas sesiones de búsqueda en perfiles de redes sociales como Instagram o Facebook y en algunos blogs con contenidos que siguen a diario para conocer más sobre el producto o servicio que desean adquirir.

Por otro lado, para esta generación el placer de comer y beber es una prioridad irremplazable. Casi un tercio de las transacciones de este público ocurren en bares o restaurantes y en su mayoría están dispuestos a pagar un poco más, si el producto es práctico y saludable.

Hace muy poco tiempo y desde Natixis Global Asset Management, se lanzaron algunas conclusiones para desmitificar un poco a esta generación.

  • En primer lugar, sus ingresos son muy respetables, cuestión que va en contra de todos los que especulaban indicando que son una generación sin recursos. El ingreso anual del 44% de los encuestados está por encima de los 50mil euros.
  • La forma en la que deciden invertir es mucho más conservadora de lo que se imagina el inconsciente colectivo. Si la idea es cumplir un sueño o llevar adelante un negocio, la evaluación del riesgo y su rentabilidad serán dos de los primeros ítems a desglosar en un posible modelo de negocio.
  • Al mismo tiempo, y también contra lo que muchos creen, su situación futura o su retiro es algo que sí les inquieta. Si bien no planean desarrollar soluciones a largo plazo, ya que suelen visualizar horizontes de no más de cinco años, son conscientes que la jubilación es un amparo al que quisieran acceder.

¿Y en España?

En el caso puntual de España, los jóvenes prefieren el ahorro frente a una posible inversión. Los avatares adversos de la economía local probablemente le han quitado a esta generación las ganas de arriesgarse.

Javier Mallo, responsable de la gestora de fondos Legg Mason para España y Portugal, comentó después de la tercera oleada del Global Investment Survey de 2017, que «teniendo en cuenta que la crisis financiera empezó hace diez años, es muy importante que comprendamos su influencia posterior en las decisiones de inversión de los millennials. Tres de cada cuatro (78%) encuestados afirmaron que la crisis les ha influido algo o mucho. El hecho de que tengan tanta exposición a activos líquidos podría ser una de las consecuencias a largo plazo de la crisis para estos inversores».

Comenta esta noticia
Update CMP