06 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los taxistas "secuestran" Madrid, se olvidan de La Moncloa y cercan solo al PP

Los taxistas colapsan Madrid con una ocupación sin permiso del Paseo de la Castellana y dirigen todas sus protestas al PP, pese a que fue Fomento quien echó balones fuera en verano.

Madrid está secuestrado por el taxi, que impide su circulación con la gran vía de comunicación entre el norte y el sur de la capital, en una medida radical de presión que, paradójicamente, tiene por objetivo al PP: la protesta se coronará con una concentración masiva en la sede del partido, en la calle Génova, y en la Puerta del Sol, donde reside el Gobierno autonómico, en manos de los populares.

Pese a que las competencias de regulación del transporte público son en origen del Ministerio de Fomento, éste las empaquetó este verano sin ningún consenso hacia las autonomías; un truco en el que, por razones económicas o políticas, ha caído el sector del taxi: no tiene prevista ninguna protesta para el ministro del ramo, José Luis Ábalos; ni tampoco en La Moncloa, pese a que la Ley de Organización de los Transportes Terrestres (LOTT) recoge, en su artículo 6, la hegemonía del Estado frente a administraciones regionales o municipales.

 

"El Gobierno de la Nación, de conformidad con lo previsto en el artículo 97 de la Constitución, fija los objetivos de la política general de transportes, y en el ámbito de su competencia asegura la coordinación de los distintos tipos de transporte terrestre entre sí, y con los demás modos de transporte, y procura la adecuada dotación de las infraestructuras precisas para los mismos", reza literalmente.

De hecho, hasta agosto fue Fomento quien se responsabilizaba de la coordinación entre el taxi y la VTC, pero un primer conflicto le llevó a echar fuera el balón y trasladar la capacidad de conceder licencias a las Comunidades, a pesar de que ello provocara un mapa de regulación distinto en función de cada territorio.

 

Ábalos convocó en el Ministerio a todos los sectores el pasado 1 de agosto: desde entonces, se ha quitado el problema de encima con una argucia contras las Comunidades

 

El caso es que, mientras, unos 2.000 taxis mantienen desde anoche cortado el paseo de la Castellana, entre la glorieta de Gregorio Marañón y la plaza de Colón, al igual que hicieron en la víspera, cuando casi el doble de vehículos desfilaron desde el Ifema, donde mantenían su "centro de operaciones", hasta este punto de la capital clave para la circulación interna por toda la ciudad.

Cuatro carriles cortados

Con esta maniobra mantienen cortados los cuatro carriles de la Castellana entre estos dos puntos, con un 'campamento' en la misma plaza de Colón  con los ocho taxistas que empezaron una huelga de hambre el pasado viernes en el recinto ferial.

 

No obstante, han dejado un carril de acceso para emergencias y los cruces con el resto de vías también están despejados. De hecho, es donde se sitúa la Policía, para controlar que no haya problemas. Se trata de una manifestación que no cuenta con la autorización pertinente de la Delegación de Gobierno.

Sólo a Génova

De hecho, esta tarde se producía una reunión técnica en la Jefatura Superior de Policía de Madrid con Policía Municipal para conocer la situación del conflicto de los taxistas y especialmente de su asentamiento en el Paseo de la Castellana, donde se ha ubicado el epicentro de las protestas.

Este lunes realizarán una concentración protesta entre las 11 y las 13 horas en la calle Génova, frente a la sede del PP, mientras que por la tarde, se trasladarán, a las 17 horas, a la Puerta del Sol, para continuar sus protestas frente a la Real Casa de Correos, sede de la Comunidad de Madrid.

Comenta esta noticia
Update CMP