20 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
  • Isabel de Dios

    La mano de Dios

    Lo del 4-4-2 o el 5-3-2 está bien, pero hay vida más allá de los 90 minutos y cuando las estrellas deportivas se quitan los calzones y las medias empieza de verdad la diversión para Isabel de Dios. El fútbol es algo demasiado importante como para tomárselo en serio...

Carbonero tira piedras contra su propio tejado en un giro inesperado

Helga es la explosiva rubia con la que se relaciona a James.

Helga es la explosiva rubia con la que se relaciona a James.

El terror de las suegras ha vuelto a dar la sorpresa cuando nadie daba un duro por ella mientras un nuevo rumor acecha al jugador merengue más controvertido de los últimos tiempos.

 

No sé si lo sabían ya, pero la relación de las Wags con la prensa es de amor-odio, ya se lo digo yo. Por una parte sus cachés suben como la espuma gracias a sus relaciones con los astros del balón, pero por otra están expuestas a la mirada de la lupa (que es como la mirada azul de Zoolander pero a lo bestia) y claro pues su intimidad se resiente bastante. Por no hablar de la intimidad de la pareja. Vamos, que lo que vendrían siendo una cuernos íntimos y privados suele convertirse en un cornamento en la plaza pública con luz y taquígrafos. Y claro, eso es muy duro.

Por no hablar de que si alguna quiere mantener algún secretillo o algo, sea del tipo que sea, suele resultar bastante complicado. Mira Shakira... A veces no son más que tonterías sin importancia (o tonteos) pero como todo se sabe pues adquiere una relevancia mediática difícil de sobrellevar.

Y si no que le pregunten a Daniela Ospina. La voleibolista esposa de James Rodríguez que dicen que recurrió a “san bisturí” precisamente para hacer frente a la presión social ha vuelto a los titulares para defender a su marido de todos los rumores que le acechan en los últimos tiempos. Algunos de los cuales (más allá de su juego, sus problemas con los entrenadores, su báscula o el acelerador del coche...) tienen mucho que ver con la vida nocturna de la capital del Reino español y, cómo no, con líos de faldas. Más aún ahora que Daniela está viviendo un tiempo en su Colombia natal para participar en uno de esos realitys bailarines. O sea, a miles de kilómetros de distancia. Suena con fuerza, por ejemplo, el nombre de la exuberante modelo rusa Helga Lovekaty, por la que dicen que ha perdido literalmente la cabeza el jugador merengue mientras su esposa danza...

Los rumores sobre la presunta vida disoluta de James han llegado tan lejos que Ospina se ha visto obligada a salir a la palestra para desmentirlos en plan rotundo: “Tantos rumores falsos quedan en la conciencia de quienes quieren dañar su imagen. Solo le digo una cosa: si alguien sabe qué hace su marido, así esté en la China, es su mujer”. Miedo me da... ¿que ha contratado un detective o qué?

El caso es que Daniela aprovecha para cargar, en una entrevista en la que sobre todo habla de su vida privada y de pareja, contra esa prensa española “especialista” que es “muy pesada” y que “vive de la vida privada de los jugadores”. Toma ya. Con un par. La culpa, siempre del mensajero y si me persigue un coche de la Policía a 200 por hora es que llevaba la música muy alta.

Otra que tiene problemas con la prensa “especialista pesada” es Irina Shayk. A la ex de Cristiano Ronaldo habrá que empezar a apodarle “la matasuegras” porque si durante su relación con el astro portugués se habló de lo mal que se llevaba con Dolores Aveiro y se apuntó como posible razón de la ruptura, estos días se empezó a comentar que lo mismo le había pasado con Bradley Cooper y por el mismo motivo: la suegra. Menos mal que poco después salieron a la luz unas fotos de la pareja de tortolitos que demuestran que siguen juntos. Lo que no puede confirmar o desmentir una imagen es que como nuera no tenga precio... Qué mala es la prensa.

Peor es lo de Sara Carbonero. También tiene problemas con el periodismo “especialista” pero para colmo ella es periodista, así que tira piedras contra su propio tejado. Cabe recordar que antes de dedicarse a la vida contemplativa en Oporto como "mujer de famoso" que aprovecha para aumentar la natalidad, Sara trabajaba en Telecinco.

Carbonero está muy indignada porque los medios españoles se hacen eco del delicado momento que vive con su pareja en el país vecino, donde a Casillas empiezan a lloverle los titulares burlescos que ya recibía en Madrid. Vamos, que la pesadilla de la que huyeron al marcharse de España resucita en Portugal pero la presentadora asegura que no, que todo va muy bien, que están tan súperfelices como Belén Esteban o más y que de malos rollos, nada de nada. Y que "desde que llegué a Portugal sólo he recibido muestras de cariño de la gente de aquí". Va a ser que lo de "manos de mantequilla" es un apodo cariñoso, que a los lusos les gusta mucha la manteiga...

 

Comenta esta noticia
Update CMP