04 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Senado gasta 3.400 € en ponerle Iphone e Ipad de lujo a cada senador

Las ministras Carmen Calvo y Nadia Calviño, en la primera sesión de control en el Senado

Las ministras Carmen Calvo y Nadia Calviño, en la primera sesión de control en el Senado

La Cámara Alta se gasta otra vez 1.25 millones en dotar a cada señoría del último grito en tecnología y compra 440 smarthones y 275 tabletas para todos ellos.

"Viva el vino". La frase es de Mariano Rajoy, pero valdría para un sinfin de episodios. Por ejemplo para el enorme gasto que, con cada legislatura, dedica el erario público a ponerle Ipad y teléfono móvil nuevo a todos los diputados y senadores.

Con un añadido que, seguramente, lo hace más incomprensible: tras una repetición electoral, y en España ha habido dos en cuatro años, muchos de los "nuevos" cargos públicos ya eran "viejos", pues sus listas electorales apenas se modificaron de unas a otras legislaturas, separadas por apenas meses: de diciembre a junio, en 2016; y de abril a noviembre, en 2019.

Y sin embargo, técnicamente es como empezar de cero y todos tienen "derecho" a renovar sus aparatos de comunicación. No está claro cuántos lo rechazan, cuántos acumulan smarthone y cuántos devuelven sus pertenencias previas cuando se las renuevan, aunque algo hay que decir en su descargo.

 

Al menos en la última ocasión, entre abril y noviembre, fue tan corta le legislatura que no les dio tiempo a recibir sus flamantes teléfonos y tablets: los que la tuvieran de la anterior sí han podido acumular si volvieron a estar en las últimas candidaturas; pero los que fueron nuevos y después se cayeron de las listas, no han recibido nada.

Pero sí está claro, sin embargo, el coste de toda la operación cada vez y no parece que nadie se prive, precisamente: el Senado acaba de invertir 1.25 millones de euros en esa compra para sus señorías y que esta misma semana ya les ha entregado a todos ellos el último grito en tecnología y comunicaciones, con la asistencia de Orange una vez terminado el contrato con Vodafone.

Cada senador tiene un coste medio de 3.400 euros entre Iphone, Ipad y personal asistente del Senado

 La compra de tabletas ha costado casi 358.392 euros y el contrato telefónico, 896.152 por 25 meses de servicio, incluido en ambos casos el IVA. En total, 1,25 millones de euros. Y nada de marcas menores, más baratas: todo con el sello de Apple.

El concurso para la renovación de las tabletas se resolvió en mayo del año pasado. La Cámara adjudicó a la empresa Asseco Spain SA el suministro de 275 tabletas (iPads), con funda teclado, por un importe de 358.392,04 euros (incluido el IVA).

No habían sido aún repartidas por la brevedad de la legislatura anterior y la repetición de las elecciones generales de abril en noviembre. Ahora cada senador recibirá una tableta con un precio medio de 1.303, 24 euros.

Junto a las tabletas, los parlamentarios han recibido también los teléfonos (iPhone) que el Senado pone a su disposición. La Cámara ha cambiado de compañía telefónica desde este uno de enero y ha pasado de Vodafone a Orange.

Esta empresa ganó el concurso por 896.152,92 euros (incluido el IVA) y en octubre pasado se le adjudicó el contrato, por un periodo de 25 meses prorrogables a partir de este uno de enero por otros 24 meses más. En caso de prórroga, no se revisarán los precios. El nuevo contrato supone una rebaja con respecto al anterior, porque Vodafone había ganado el concurso anterior por un precio de 1,085 millones.

3.339,954 euros por senador

Orange ofrece ahora el servicio y ha entregado a la Cámara 440 teléfonos, como se le exigía en el contrato: 300 smartphones de última generación y gama alta, y otros 140 de gama media. Eso significa una media de 2.036,711 euros por cada aparato, sin duda el más caro del mercado.

Entre los primeros están los móviles que tienen los senadores. Se trata de iPhones con una tarifa plana mensual y "envío masivo" de SMS a móviles, con los que sustituirán a los que han tenido hasta ahora. El Senado adquiere más teléfonos que el número de senadores con escaño, que son 265, porque el resto se distribuyen entre personal de la Cámara Alta.

 

Pero el coste global por senador, entendiendo que el personal de la institución también está para servirles a ellos, es de 3.339 euros por cabeza entre teléfono, tablet y personal de servicio e interno del Senado.

500.000 llamadas

Y no se puede decir que sus señorías no utilicen el servicio que, a ellos, les sale gratis. En 2018  realizaron 383.334 llamadas a otros operadores móviles, por un total de 19.024 horas de conversación, así como otras 92.406 llamadas a móviles de la misma compañía (era entonces Vodafone) que duraron 5.340 horas, según datos ofrecidos por Europa Press.

También se establecieron 13.294 llamadas 'en itinerancia' (desde o a países de la UE) y se enviaron 21.497 SMS. Entre todos los tipos de llamadas, desde estos teléfonos se habló durante 31.772 horas, 106 horas de conversación al año de media por aparato.

En cuanto a los otros 140 de gama media, repartidos entre personal de la Cámara Alta, el uso es más limitado: 40 horas en llamadas de media por aparato al año. En 2018, realizaron 59.353 llamadas a teléfonos de otra compañía (2.788 horas) o 60.522 llamadas a números fijos y móviles del propio Senado (1.105 horas). Que no les falte de nada.

Comenta esta noticia