Hacia dónde va Ciudadanos

Comité autonómico de Ciudadanos

Comité autonómico de Ciudadanos

La abstención del grupo municipal en Valencia, con Fernando Giner a la cabeza, es la punta del iceberg de los movimientos que Ciudadanos está desarrollando interna e institucionalmente

La abstención de Ciudadanos a los presupuestos en el Ayuntamiento de Valencia constituye la punta del iceberg de las negociaciones y principios de acuerdo a la que está llegando el partido que preside Inés Arrimadas en diferentes municipios mientras ultima su reestructuración interna.

Fernando Giner, portavoz de Cs en el Consistorio de la capital y coordinador provincial del partido, además de miembro del Comité Ejecutivo Nacional, ha suscrito un acuerdo que permitirá, según insiste, inyectar hasta 50 millones de euros en ayudas a autónomos, pequeñas y medianas empresas, cheque escolar y otras aportaciones sociales que recalca que se irán desgranando en los próximos meses. A la vez, el cobro de tributos a la ciudadanía se alargará en el tiempo hasta el 30 de junio.

 

El acuerdo lo ha hilvanado Fernando Giner con el nuevo concejal de Hacienda, el socialista Borja Sanjuán, aunque al final puso la rubrica el alcalde, Joan Ribó, de Compromís, después de una tensa negociación que fructificó a las 9,30 horas del pasado jueves 19, minutos antes de que comenzara el pleno de presupuestos. Y lo hizo tras momentos de tensión e incluso ruptura ante las discrepancias por incluir el cheque escolar de 0 a 3 años que al final Ciudadanos incluyó.

Los nuevos cargos en el Comité Ejecutivo

Este pacto se ha producido en la misma semana en que el partido, a nivel autonómico, ha terminado de cerrar su Junta Permanente, una cúpula dentro del Comité Ejecutivo Autonómico. Mientras que este último tiene que reunirse cada tres meses, la primera lo hace con una periodicidad mínima mensual y, en la práctica, adopta las decisiones del día a día. 

 

En esta permanente han sido nombrados esta misma semana los dos cargos que quedaban: secretario de Finanzas y secretario del comité. Se trata de dos puestos más internos pero que, en la situación actual de Ciudadanos, tienen su importancia en cuanto a los equilibrios de fuerzas. Las Finanzas (en la práctica desarrollará la labor de tesorero) las controlará el funcionario de Hacienda y ex diputado nacional Vicente Ten, que sumará este rol a la Secretaría de Programas, un cargo desde el que nutre de contenido ideológico y programático a diputados y concejales. La figura de Ten, cercano a Toni Cantó, queda más apuntalada si cabe con este nombramiento.

 

Por otro lado, la Secretaría del comité recae en el concejal de Alfàs del Pi César Martínez, persona próxima a Jesús Gimeno, secretario autonómico de Acción Institucional, y que, de hecho, se ocupa de la secretaria provincial, en Alicante, de la propia Acción Institucional. Martínez se encargará, dentro del comité, de la labor burocrática y de las actas de las reuniones.

De esta forma se cubren los principales puestos de la cúpula de Ciudadanos, junto a los de Toni Cantó (coordinador), el citado Jesús Gimeno (Acción Institucional), Teresa Ortiz (Organización),  María Quiles (Comunicación) y Fernando Giner (Relaciones Institucionales). María Muñoz, la diputada nacional por Valencia que también forma parte de esta junta permanente, de momento queda liberada de tareas orgánicas para centrarse en su labor en el Congreso.

Congresos locales

Mientras se asienta la dirección autonómica, comienza a perfilarse la reorganización local, con un análisis en los diferentes municipios para comprobar en qué situación de actividad se encuentran las agrupaciones y quién estará al frente de ellas en los próximos años. Uno de los cambios más significativos se producirá en la ciudad de Valencia, donde el partido está dividido en la actualidad en siete distritos, cada cual con su coordinador. Esa partición de Valencia podría reducirse a cuatro o incluso a tres porciones, con un coordinador por cada una.

Poder local

Al mismo tiempo, Ciudadanos está tratando de ampliar su poder local. Mientras atisba la alcaldía de Massalfassar, que obtendrá el próximo año, en otros municipios, como Beniflà, o en la pedanía de El Perelló, se alargan las conversaciones para cerrar pactos, que en ocasiones fructifican, como en Xixona, y en otras se quedan estancadas, caso de Pego.

Comenta esta noticia
Update CMP