24 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Lo que Sánchez se niega a oir: víctimas llevan a La Moncloa la "trampa" de Bildu

Consuelo Ordóñez y COVITE van a hacer oir su voz este martes.

Consuelo Ordóñez y COVITE van a hacer oir su voz este martes.

Covite va a aprovechar este martes en Madrid el acto del vigésimo aniversario de su fundación para sacar a la luz todo lo que oculta Otegi, y su papel de futuro socio del PSOE.

Por si en Ferraz o en el Palacio de La Moncloa no tienen claro que es y a quien representa Bildu, las víctimas de ETA se lo van a explicar a Pedro Sánchez este martes, bien alto y bien cerca, en Madrid. Para que no se llame el PSOE a engaño con los socios a los que corteja para la investidura.

El Colectivo Víctimas del Terrorismo del País Vasco, Covite, celebraeste martes un acto conmemorativo del XX aniversario de su fundación, con una mesa redonda sobre los retos actuales, entre los que destacará la situación política en Navarra. Durante la charla se advertirá de "la trampa" que supondría llegar a pactos con Bildu.

Participarán en el debate Consuelo Ordóñez, presidenta de Covite y hermana del concejal del PP Gregorio Ordóñez, asesinado por ETA el 23 de enero de 1995; Cristina Cuesta, hija del delegado de Telefónica en Gipuzkoa Enrique Cuesta, muerto a manos de los Comandos Autónomos Anticapitalistas el 26 de marzo de 1982; Ana Aizpiri, hermana del empresario Sebastián Aizpiri, asesinado por ETA el 25 de mayo de 1988, y los periodistas Ángeles Escrivá y Manuel Marlasca. Moderará la mesa redonda la también informadora Chelo Aparicio.

Durante el acto, al que asistirá el fiscal del Tribunal Supremo Javier Zaragoza y la directora general de Apoyo de Víctimas del Terrorismo de Interior, Sonia Ramos, se proyectará un documental de la historia de Covite.

En el homenaje, se recordarán los orígenes de la asociación, que se remontan a hace veinte años, cuando un grupo numeroso de víctimas del terrorismo en Euskadi "impulsaron su visibilidad" y reclamaron "que no querían ser víctimas de la paz", pese al "señalamiento y los riesgos que podía implicar aparecer públicamente para denunciar el desamparo institucional y el ostracismo político y social".e destacada de los políticos vascos y de la sociedad vasca eran cómplices de los asesinos".

En alusión a Bildu, critica que en la actualidad haya personas en cargos públicos institucionales "que están donde están gracias a ETA, y no están dispuestas a condenar la historia criminal de ETA". "Mientras se siga justificando a ETA, seguirá siendo necesario estar ahí para deslegitimarla y para denunciar que quienes defienden a ETA pretenden seguir secuestrando nuestra libertad y excluyen de la sociedad vasca y navarra a todos aquellos que no comulgan con el nacionalismo vasco", asevera.

Por ello, cree que "cualquier pacto con la formación que lidera Arnaldo Otegi implica caer en la trampa de la normalización que quiere imponer la izquierda abertzale". "Dar autoridad política a Otegi, es darle la razón a quienes quieren pasar una página del pasado rápido, lo antes posible, sin detenerse a cuestionar las responsabilidades de cada uno en la historia de terror de ETA", añade.

En su opinión, "normalizar a Otegi y a Bildu implica ayudar a la izquierda abertzale a asentar la impunidad fáctica y moral que quiere sobre sus responsabilidades en ETA". "Ninguna formación política democrática debería caer en el error de ser seducida por el lenguaje de Otegi y los suyos de la reconciliación y el diálogo, del supuesto 'nuevo tiempo' de la izquierda abertzale", apunta.

 

Comenta esta noticia
Update CMP