Presupuesto de Diputación de Valencia: PP y Cs se abstienen y solo Vox vota no

El presidente de la corporación saca los primeros presupuestos del nuevo mandato con un único diputado en contra y "el voto de confianza" del resto de la oposición, como resumió Sarrión

La Diputación de Valencia ya tiene aprobado su presupuesto para 2020, que asciende a 530 millones. La propuesta del equipo de gobierno, formado por PSPV y Compromís (que de por sí tienen mayoría absoluta) logró el respaldo ya habitual del diputado de La Vall Ens Uneix, Joan Sanchis, y la abstención de PP y Ciudadanos. Solamente el diputado de Vox votó en contra, poniendo en tela de juicio la financiación de los grupos en la corporación o subvenciones a determinadas entidades.

El presidente de la Diputación, el socialista Toni Gaspar, resumió la situación en  “sintonía general” de la mayoría de grupos políticos en la aprobación de los presupuestos, e hizo hincapié en el “cambio de paradigma en el que los municipios, en el ejercicio de su autonomía municipal, dediquen a lo que realmente consideren más importante, sin imposiciones. Una mayoría de edad real y efectiva que desde los años 80 no se veía en esta institución”.

El diputado responsable del área de Hacienda, el también socialista Vicent Mascarell, defendió los presupuestos por el incremento de las inversiones, que pasan de 101 a 119 millones, la reducción del gasto financieron de 25 a 11 millones o "la simplificación de los procesos burocráticos para ganar en agilidad y efectividad en la ejecución de las inversiones".

Esa misma línea argumental siguió Xavier Rius, el portavoz de Compromís, socio de PSPV-PSOE en la Diputación de Valencia, al apuntar que el presupuesto para 2020 "incrementa las inversiones  medioambientales, en modernización, cultura, lengua, diversidad y autonomía municipal".

El Partido Popular, la principal fuerza de la oposición, se abstuvo, ya que el presupuesto “no contempla las principales necesidades de los municipios valencianos, como es la de ayudar a los agricultores valencianos a superar el mal momento por el que pasan”, según explicó su portavoz  en la sesión, Carlos Gil, quien reclamó “el taxi rural en comarcas de interior, la solución a la exclusión bancaria que sufren pequeños municipios y la creación de un área específica de Agricultura”.

También Ciudadanos se ha abstenido. Su portavoz, Rocío Gil, ha apelado a la responsabilidad de todos los grupos políticos y de los trabajadores de la institución por “sacar adelante las cuentas de 2020, pese a que éstas lleguen con retraso”, echando en falta la “falta de diálogo y consenso” con los municipios en la aprobación de los mismos.

La portavoz socialista, Pilar Sarrión, agradeció "el tono de las intervenciones" y el voto de confianza de las formaciones que respaldaron el presupuesto o se abstuvieron. Sarrión dedicó gran parte de su intervención de réplica al diputado de Vox, de quien lamentó que "no nos haya dado su voto de confianza, aunque durante la legislatura seguiremos hablando" y al que instó a renunciar al dinero de su grupo.

Por su parte, Joaquín Alés, diputado de Vox, marcó diferencias con los dos partidos que se abstuvieron: " Vox ha sido la única voz discordante en el debate de presupuestos. El PP y Ciudadanos se han abstenido en una increíble batalla de flores del PSOE hacia el PP y Cs. No podemos apoyar unos presupuestos totalmente ideológicos y despilfarradores".

También pidió "la erradicación de las asignaciones en esta casa a los grupos políticos. Opinamos exactamente igual con respecto a las subvenciones a los sindicatos" y mostró su oposición a "las subvenciones al valenciano, a lo que se pretende destinar 360.000 euros"

 

Comenta esta noticia
Update CMP