IVAM: Uno de los casos más mediáticos de corrupción se difumina

Consuelo Císcar y Rafael Blasco.

Consuelo Císcar y Rafael Blasco.

La jueza también desimputa al escultor e hijo de la ex directora del Instituto Valenciano de Arte Moderno, Rafael Blasco Ciscar.

En un lacónico auto de fecha 3 de julio, y tras una nueva e inhabitual adhesión del Ministerio Fiscal al recurso de reforma contra su procesamiento de otro de los subdirectores investigados desde el origen de la causa, Norberto Martínez, la instructora Nuria Soler ha procedido a su archivo provisional y, lo que tal vez resulta más relevante en términos conceptuales, al de Rafael Blasco Císcar (Rablaci), el joven escultor hijo de la ex directora del IVAM Consuelo Císcar y del ex conseller con el PSOE y el PP, Rafael Blasco.

“Examinados los argumentos expuestos tanto por los recurrentes como por el Ministerio Fiscal, a (sic) lugar reformar la resolución recurrida y acordar con relación a los investigados recurrentes, acorde con el artículo 642.1 de la LECRIM el sobreseimiento provisional por no resultar debidamente justificada la perpetración de los delitos imputados a los mismos”.

ESdiario adelantaba esta relevante diferencia de criterios entre Instructora y Fiscalía, que -efectivamente- se vio agudizada ante el nuevo escrito de la fiscal Virginia Abad adhiriéndose al recurso de reforma del que fue Director de Publicaciones del IVAM en la última etapa de Císcar.

Resta ahora por ver en qué posición queda la Abogacía de la Generalitat tras haberse opuesto con más contundencia que argumentación a la razonada solicitud de sobreseimiento de Rablaci, presentada por su letrado Anai Marco la misma víspera de la declaración del Estado de Alarma por el COVID-19 y -en consecuencia- reposando en un cajón durante cien largos días antes de surtir tan importantes efectos. Inesperada propina a cuatro años de paralización de la actividad artística del joven escultor, incluida la retirada de pasaporte como medida cautelar y un permanente desprestigio mediático, confiesan resignadas aunque satisfechas, fuentes cercanas al provisionalmente sobreseído.

En la línea de lo avanzado por este diario, una causa que empezó -conviene no olvidarlo- con una denuncia anónima ante la fiscalía entonces a cargo de Vicente Torres y la ejercida formalmente por la UGT y el propio IVAM, personalizada por su entonces subdirector Joan Llinares -hoy responsable de la Agencia Valenciana Antifraude- siguiendo un "singular" Informe de la Intervención de la Generalitat, inculpando a la totalidad del equipo de dirección de Císcar más una funcionaria de la Generalitat y un empresario, y sumando posteriormente otras siete personas más, incluido Rablaci, llegará a juicio oral -si así finalmente ocurriera- sentando en el banquillo a poco más de un tercio de los investigados en esta larga causa.

Fuentes cercanas a la ex directora confían en que las últimas diligencias acordadas -a petición también de la fiscalía- terminen demostrando como ya acaba de ocurrir, la inexistencia de indicios suficientes para mantener la acusación a los todavía pendientes de archivo. La propia Císcar y el subdirector Juan Carlos Lledó han presentado sus respectivos Recursos de Apelación solicitando su archivo ante la Audiencia Provincial que naturalmente no necesitará, pero si conocerá previamente,
resolver subsidiariamente los que en reforma presentaron los ahora desimputados por
la instructora.

A fecha de hoy se ignoran los plazos y ponente para ello. Cabe colegir, como así mismo adelantaba ESdiario, la delicada situación de la Abogacía de la Generalitat, ejercida por el letrado Miguel Cervera, quien teóricamente pudiera manifestarse de contrario no ya al escrito de la Fiscalía sino a la propia Resolución de la instructora, en repetitivas circunstancias de desencuentro con la Fiscalía Anticorrupción en otros casos calificados popularmente como “muy políticos”, como son el del ex presidente Francisco Camps, o más complejos todavía como el de Francis Puig, hermano del presidente de la Generalitat,  y el responsable de la política lingüísitica del Consell Rubén Trenzano, o la curiosa repetición del juicio al ex marido de la vicepresidenta Oltra, acordado por el TSJ de la Comunidad Valenciana esta misma semana.

Este mes de julio de la “nueva normalidad” puede seguir arrojando novedades sustanciales en un proceso poco normal, como ya puede concluirse de manera objetiva que puede ser calificado el llamado caso IVAM.

Comenta esta noticia