Tensión y gas pimienta en las manifestaciones del 9 de octubre en Valencia

Convocatoria de España 2000 en la Plaza de San Agustín por los actos del 9 de octubre

Convocatoria de España 2000 en la Plaza de San Agustín por los actos del 9 de octubre

La marcha de la Comissió 9 d'Octubre transcurre sin incidentes de gravedad pero con un gran despliegue policial.

Los actos previstos por el 9 de octubre en Valencia han comenzado con una alta tensión por la contramanifestación del grupo España 2000 que intentaba boicotear las celebraciones de la Comissió 9 d’Octubre en la Plaza de San Agustín. Tras ser acorralados por la Policía para dar paso a la manifestación oficial del Regne de Valencia LGTBI, prevista a las 6 de la tarde, los simpatizantes ultraderechistas han protagonizado incidentes, incluyendo una carga policial por el lanzamiento de gas pimienta contra un grupo de periodistas -uno de ellos atendido por los equipos sanitarios- y contra los agentes.

Las fuerzas de seguridad han formado una triple barrera para evitar que el avance de España 2000 pudiese terminar en enfrentamientos violentos con los manifestantes de signo contrario, aunque sí se han registrado cruces de amenazas e insultos entre ambas partes. En algunos edificios han aparecido también banderas de España y señeras de grandes dimensiones.

Los asistentes de extrema derecha han avanzado hacía la Policía Nacional bajo consignas como ‘Puigdemont a prisión’ o ‘Arriba España’ así como con gestos, cánticos y banderas franquistas. Pese al gran despliegue policial, algunos miembros de España 2000 se han resistido a abandonar la plaza San Agustín, si bien han conseguido dispersar a la mayoría. Las marchas de la Comissió 9 d’Octubre autorizadas -a los que se han unido plataformas ‘antifascistas’- han transcurrido con relativa normalidad, eso sí, blindadas con furgones y cordones policiales en las calles aledañas.

Un fuerte cordón policial ha cubierto las calles

Entidades nacionalistas y de izquierda

Después de estos episodios y con bastante puntualidad ha salido, desde la otra punta de la plaza, la cabecera de la tradicional manifestación de entidades nacionalistas y de izquierda con motivo del Día de la Comunitat Valenciana, en cuya cabecera destacaba especialmente la presencia del portavoz de Compromís en las Cortes Valencianas, Fran Ferri. A ellos se ha unido el colectivo de Antifeixistes.

En alguno de los puntos iniciales de la calle Xàtiva se han producido enfrentamientos verbales entre ambos sectores. Mientras unos gritaban "Puigdemont a prisión", otros replicaban con "Els carrers sempre serán nostres" y con lemas por la libertad de los "presos políticos" catalanes.

Las patrullas mantenían bloqueadas las bocacalles del recorrido, por lo que todo ha transcurrido con normalidad pese a algunos gritos esporádicos en Colón. 

El delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, que ha dirigido la operación policial a pie de calle, ha asegurado que la "actuación proporcional" de las Fuerzas y Cuerpos del Estado durante las manifestaciones "responde a la defensa de un derecho constitucional" y ha subrayado que "cualquier acto contrario a derecho no quedará impune".

La marcha, en la que se han podido ver lazos amarillos, ha llegado finalmente a la plaza América, donde los participantes han leído un manifiesto conjunto con el de Antifeixistes en el que se incluían peticiones de libertad a los "presos políticos", la defensa del "derecho a decidir" o la crítica a la "violencia del Estado".

Como la celebración del día de la Comunitat Valenciana de 2017 acabó con enfrentamientos violentos, por lo que este año las fuerzas de seguridad -con más de 1.500 agentes desplegados- han intentado evitar que este año se repitan los altercados.

Comenta esta noticia
Update CMP