DEP Sota

Sota ya no está. La han ejecutado. Pero se ha convertido ya en otro símbolo de la lucha por los derechos de los que no tienen voz. Como lo son Excalibur, Rompesuelas y tantos otros.

Se llamaba Sota.
Quienes la conocieron dicen que era muy tranquila, cariñosa y juguetona.
Era una preciosa perra de color vainilla.
Vivía en la calle, junto a su compañero humano.
La semana pasada un guardia urbano le destrozó la cabeza de un tiro, en Barcelona, en plena calle.
¿Por qué?
Según cuentan varios testigos, por defender a su amigo ante el abuso y la prepotencia de los agentes que con agresividad le pidieron la documentación.
Según la guardia urbana, porque la perra mordió a un agente en el brazo tras pedirle la documentación al chico.
No voy a valorar las versiones, porque no estuve allí, pero aún en el peor de los casos, en que la perra hubiese mordido al guardia ¿qué no hubiese hecho cualquiera por defender a su familia? ¿cómo es posible que alguien que debe velar por nuestra seguridad y protegernos a todos, también a los animales, sea capaz de disparar sin apenas pensarlo a un perro en pleno centro de una ciudad como Barcelona?
¿No había otras alternativas? ¿Cómo puede ser para alguien tan instintivo sacar un arma y disparar?
Me pone los pelos de punta pensar en esa falta de empatía y esa actuación totalmente desproporcionada de alguien que está al servicio de la ciudadanía. Y cuando hablo de ciudadanía, me refiero a todas las personas, incluyendo los animales que conviven con ellas.
Porque al compañero de Sota le han arrebatado a alguien que era parte de su familia, alguien que siempre le acompañaba, alguien a quien entregar sus confidencias,…posiblemente su único vínculo afectivo frente a la dureza de la calle y la aspereza de la soledad.
Y a muchos, nos han robado un trocito de alma cuyo hueco se ha llenado de indignación. Porque cuando entiendes que todos los animales tienen capacidad de sentir y sufrir, no puedes aceptar que se acabe con ellos a tiros…y menos, cuando éstos provienen de quienes deberían protegerles.
Sota ya no está. La han ejecutado. Pero se ha convertido ya en otro símbolo de la lucha por los derechos de los que no tienen voz. Como lo son Excalibur, Rompesuelas y tantos otros.

Porque cada vez somos más quiénes luchamos por cambiar la terrible realidad que viven los animales en nuestros país. Porque en la evolución de una sociedad está aceptar a quien es diferente, aunque sea de otra especie. Porque cada paso que se avanza, no tiene vuelta atrás.
DEP Sota

*Coordinadora provincial de PACMA en Valencia

Comenta esta noticia
Update CMP