29 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez plantea un estado de alarma asimétrico y levantarlo antes donde quiera

Carmen Calvo este lunes en el Congreso.

Carmen Calvo este lunes en el Congreso.

El tiempo corre y el Gobierno no logra amarrar los apoyos para aprobar la quinta prórroga del estado de alarma, que se votará el miércoles. La última solución del presidente es imaginativa.

Pedro Sánchez ha convertido la negociación de la que supuestamente debería ser la última prórroga del estado de alarma en una especie de zoco. 

El Gobierno regatea a contrarreloj con Ciudadanos, el PNV, ERC y hasta Junts per Catalunya para asegurarse los apoyo en la votación de este miércoles, en la que se encontrará enfrente -en el bloque del no- al PP, Vox, la CUP, UPN y a Foro Asturias. Por lo menos. 

El presidente ve que el tiempo se consume y no logra cuadrar el círculo por más cogobernanza que entone. Así que, rizando el rizo, este lunes hizo un nuevo movimiento a la desesperada. 

La vicepresidenta Carmen Calvo, que desde la semana pasada dirige las negociaciones con los grupos parlamentarios, deslizó en una comparecencia en la Comisión Constitucional del Congreso un nuevo concepto: el "estado de alarma gradual".

Esto es, que el Gobierno está dispuesto a levantar la situación de excepcionalidad en algunos sitios antes que en otros, estableciendo un nuevo agravio comparativo que se suma a la ya famosa desescalada asimétrica. "La alarma se puede proclamar para un mes, pero no tendremos inconveniente de levantarla para algunas partes antes", sostuvo la número dos del Ejecutivo. 

Obviamente la Comunidad de Madrid, que sigue en fase 0 junto a Barcelona y las capitales de Castilla y León, tendría muchas papeletas para ser la última que apagara la luz del estado de alarma. 

"Ésta será una prórroga radicalmente diferente (...). Esta prórroga marcará un antes y un después", señaló de manera insistente la número dos, utilizando algunos de los argumentos que ha usado con los portavoces en privado. 

La ley orgánica que regula los estados de alarma, excepción y sitio explicita que el Gobierno podrá declarar el estado de alarma "en todo o parte del territorio nacional", y no dice nada de levantarlo antes de que cumpla en plazo en una parte.

Pedro Sánchez este sábado en su última comparecencia en La Moncloa.

 

La forma y el fondo empleados por el Ejecutivo en esta nueva negociación ha cambiado como de la noche al día. El motivo es evidente: "El Gobierno está corrigiendo ahora porque la mayoría se tambalea. Más la persuasión y más la escucha y menos los platos de lentejas", afirmó ante Calvo el portavoz de Más País, Íñigo Errejón

Sánchez, cual flautista de Hamelín, trata de atraer a los partidos con la melodía de que en esta ocasión ya únicamente habrá una autoridad competente delegada, la sanitaria, de forma que quedarán fuera del mando único los ministros de Defensa, Interior y Transportes. Según Calvo, su única intención es crear "una especie de retén" para garantizar que se cumplen las restricciones para la circulación entre provincias. 

Para los partidos catalanes, especialmente para ERC, es condición sine qua non que el Ejecutivo encuentre la forma de evitar que, ante un posible rebrote en otoño, haya que recurrir nuevamente al estado de alarma. 

Ello pasa, según la intención del Ejecutivo, por modificar las leyes en materia sanitaria de forma que en el futuro pueda confinarse el país o una parte -si fuese necesario- sin tener que recurrir otra vez a un mecanismo de excepcionalidad constitucional. Aunque de nuevo los intereses de los independentistas difieren de los de Ciudadanos

La vicepresidenta advirtió que entre esas leyes hay alguna orgánica, cuya modificación requiere mayoría absoluta. "Queremos hacer rápido, con todos. Nos podemos encontrar un final de año complicado", advirtió.

El portavoz de Cs, Edmundo Bal, adelantó este lunes que su partido no está dispuesto a apoyar una prórroga de un mes e instó a Sánchez a elegir entre Esquerra y ellos. Desde Barcelona, portavoz de ERC, Marta Vilalta, se manifestó en términos parecidos: dicen no ser compatibles con Inés Arrimadas. Asimismo los republicanos pretenden que el Gobierno ponga fecha a la reanudación de la mesa de diálogo con el independentismo si quiere algo de ellos. 

El Consejo de Ministros deberá aprobar este martes el decreto de la nueva prórroga, que ayudará a clarificar al menos en parte cuáles son las intenciones del Gobierno. El miércoles se votará. Es probable que el suspense se prolongue aún horas. 

Comenta esta noticia