11 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Las ofertas de empleo caen un 40% en España

La OCDE advierte que si bien los ERTE han sido fundamentales para contener el desempleo durante la crisis, una retirada tardía podría retrasar la recuperación y llevar el paro al 20%.

Las ofertas de empleo online han caído un 40% en España en comparación con los niveles en los que estaban antes de la crisis provocada por la pandemia de COVID-19. Según refleja un informe emitido por la OCDE esto va a provocar un crecimiento de la tasa de paro del 14 por ciento de 2019 al 19,2 por ciento pudiendo alcanzar el 20,1 por ciento en caso de que se de un segundo brote. En el primer caso, la cifra descendería al 18,7% en 2021 y, en el escenario adverso, se elevaría al 21,9% el próximo año.

Este informe específico sobre el impacto del COVID-19 explica que la caída en las ofertas arrancó con un descenso del 10 por ciento en febrero y otro 10 por ciento en marzo, hasta que se inició el confinamiento y se paralizó la actividad. Esta situación provocará, según la OCDE, que el PIB español caerá un 11,1 por ciento, siempre que no haya un segundo brote, cuando caería hasta un 14,4 por ciento.

Como consecuencia de toda esta situación, esperan una “enorme incertidumbre” en el empleo a corto plazo y, de hecho, las recientes proyecciones del organismo que dirige Ángel Gurría "sugieren que la tasa de desempleo podría incluso alcanzar un máximo a finales de 2020, aunque no se produzca un nuevo brote de la pandemia a finales del año”. En concreto, la previsión de la OCDE es que la cota de paro pueda llegar a alcanzar el 25,5% de la población activa en el cuarto trimestre del año, el umbral más alto desde 2013, cuando se llegó a superar el 26% de tasa de desempleo como consecuencia de la anterior crisis.

De esta forma, la tasa de paro del escenario adverso para España es la más alta de la OCDE (que agrupa a las 37 economías más desarrolladas del mundo) en un escenario negativo generalizado que supondría, siempre sin que haya un segundo brote, una caída del empleo en toda la OCDE del 4,1% en 2020 y un crecimiento de sólo un 1,6% en 2021. En consecuencia, se prevé que la tasa de desempleo de la OCDE alcance máximos históricos de hasta un promedio de 9,2% en 2020 para descender a un promedio de 8.1% en 2021.

Retirada de los ERTE

En este mismo informe, la OCDE advierte de que si bien los ERTE han sido fundamentales para contener el desempleo durante la crisis sanitaria, una retirada tardía de los mismos podría retrasar la recuperación. Aclaran que podrían acabar financiando puestos de trabajo que las empresas mantendrían sin necesidad de ninguna ayuda pública además de otros que ya no son viables, lo que solo serviría para retrasar ajustes de plantilla inevitables y entorpecer la reconversión de trabajadores de sectores con mejores perspectivas económicas.

En este sentido, el organismo recomienda que el Gobierno busque un equilibrio para ejercer una protección laboral solo en las empresas que lo necesiten, con la aplicación de medidas como cargar a las compañías con parte del coste de los ERTE “incentivando que las empresas solo incluyan en ellos a los trabajadores que saben que van a reincorporar después de la crisis”. Podría hacerse, según indican, mediante pagos aplazados o con préstamos sin intereses para no poner en riesgo la estabilidad financiera a corto y medio plazo.

Comenta esta noticia