Protectoras versus perreras

Infórmate en tu ayuntamiento y que no te engañen. ¿Cuánto vale una vida? No hay excusas para matarlos, en cambio sí hay alternativas para ofrecerles una vida digna

Aunque cada vez hay más gente que colabora con protectoras o conoce a alguien que lo hace, lo cierto que es que muchas personas todavía no distinguen los términos protectora y perrera, ni saben bien qué ocurre en estos lugares tan antagónicos.

Los ayuntamientos tienen entre sus competencias hacerse cargo de los animales que deambulan por sus calles sin una persona responsable que los acompañe. En esta ocasión me voy a centrar en los perros, por ser la inmensa mayoría de animales que son “retirados” de nuestras calles, y porque otros animales funcionan de forma diferente y con ellos se suele actuar de forma distinta (como ocurre con los gatos ferales, que se organizan en colonias).

Que un perro circule solo por la calle puede darse porque el animal se haya perdido, haya sido abandonado o lo hayan sido sus progenitores.

En el primer caso, si el animal tiene microchip (de ahí la importancia de identificar a los animales, además de que en los perros el microchip es obligatorio) se accede a los datos de la persona responsable y se puede contactar con ella para para que recupere al animal.

Si el perro no tiene microchip, es muy complejo localizar a sus responsables legales. En este caso, cada ayuntamiento tiene (o debe tener, porque no siempre es así) un servicio propio o contratar el servicio de recogida de animales abandonados. En la Comunitat Valenciana, según la ley autonómica de protección animal (en cada comunidad la situación es diferente) este servicio debe retener a los animales durante 20 días mínimo, para posibilitar que sean recuperados. Si esta circunstancia no se da, como ocurre en la mayoría de las ocasiones, pasado este período de tiempo pueden darse en adopción o ejecutarse (aunque, según la mencionada ley, ningún animal debería ser sacrificado sin promover antes su adopción, pese a que la realidad es otra).

¿Quiénes ejecutan? Evidentemente quienes consideran que el servicio de recogida de animales es un modo de lucro y los animales un mero producto. Las conocidas como perreras, que son empresas y como tales, su finalidad es obtener beneficios, cuantos más, mejor.

Para la gran mayoría, mantener un animal pasados los 20 días que establece la ley es un coste innecesario.

Como también lo es gastar 800 euros, por ejemplo, en la operación de un animal que llega a sus instalaciones atropellado o proporcionar un tratamiento a un animal enfermo durante el plazo legal durante el que deben mantenerlo.

¿Por qué invertir en un animal al que vas a ejecutar en unos días?

Si se reducen los costes, se aumenta el beneficio…es un principio básico empresarial.

Las protectoras, en cambio, son organizaciones sin ánimo de lucro cuya finalidad es recuperar a los animales abandonados y procurarles un hogar donde sean tratados con el respeto y la dignidad que merecen.

En lugar de obtener beneficios, quienes se ocupan de ellas se endeudan, monetaria y moralmente, hasta la médula. Todo por sacar adelante a los animales. No importa lo que cueste una operación, un tratamiento, el mantenimiento durante toda una vida, …Los gastos veterinarios, en alimentación, de los productos de limpieza y los medicamentos son infinitos, pero no hay dinero ni esfuerzo más valioso que la vida de cualquier perro.

Este es uno de los motivos por los cuales, nunca pueden competir en precio en un concurso público contra una perrera.

En una protectora sólo encontrarás personas dispuestas a cambiar la terrible realidad del abandono, a proporcionar a los animales las atenciones, cuidado y cariño que nunca debieron faltarles. Personas que dedican gran parte de su tiempo libre y sus recursos a salvar vidas, no a arrebatarlas.

Sin embargo, desgraciadamente y pese a tener un ejército de gente dispuesta a trabajar de forma totalmente altruista por los animales, nuestras administraciones muestran hacia estas personas y hacia los animales abandonados el más absoluto de los desprecios.

La mayor parte de los ayuntamientos en la Comunitat (casi el 90% en la provincia de Valencia), tienen el servicio de recogida de animales contratado con una perrera.

Así que, aunque no lo sepas, es más que probable que estés contribuyendo con tus impuestos a que se lucren algunos, a costa de la vida de otros.

Infórmate en tu ayuntamiento y que no te engañen. ¿Cuánto vale una vida? No hay excusas para matarlos, en cambio sí hay alternativas para ofrecerles una vida digna.

*Coordinadora de PACMA en Valencia

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP