18 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Vox revienta el aforo de una plaza de toros mítica para clamar contra Sánchez

Abascal, Monasterio y Ortega Lara llenan La Cubierta de Leganés y se ofrecen para acoger a viejos votantes del PSOE: "¿Qué tiene ahora de obrero?".

Solo AC/DC y El Juli lograron algo parecido a la estampa que este sábado dejó Vox en una plaza de toros mítica, la célebre cubierta de Leganés, llena a rebosar con casi 9.000 personas para ver cómo Abascal y los suyos intentan cortar las dos orejas y el rabo y salir por la puerta grande el próximo 28 de abril.

La escena, ya habitual, denota el tirón del partido más reciente e iconoclasta de la política española, y por ello también más caricaturizado con etiquetas de todo tipo que no parecen hacer mella ni entre sus dirigentes ni entre sus potenciales votantes.

Hasta Leganés, donde el monstruo, el castizo municipio del sur de Madrid; se desplazó la caravana verde con Santiago Abascal, Rocío Monasterio y José Antonio Ortega Lara, aquel funcionario de prisiones secuestrado en un zulo por ETA que fue y es icónica imagen de 40 años de horror abterzale.

 

Y no defraudaron. Muy duros contra el sistema, simbolizado en sus críticas al voraz Estado de las Autonomías que multiplica por 17 cada gasto, pero sobre todo con quien lo gobierna ahora, el socialista Pedro Sánchez. Las palabras literales son de Abascal:

"Quiero decir con claridad que el mayor problema de España tiene nombre y tiene siglas. Se llama PSOE, y tiene un pacto con los golpistas separatistas, con los que han apoyado el terrorismo y con los comunistas que nos quieren llevar a Venezuela". Punto. 

El mayor problema de España tiene siglas. Se llama PSOE, y tiene un pacto con los golpistas separatistas

Y como ofreciéndose para acoger en Vox a viejos votantes socialistas: "Aquí hay un partido que quiere defender a España, no les haremos ningún tipo de reproche, porque el reproche es a sus dirigentes que les han traicionado. ¿Qué tiene de obrero ya el PSOE?".

Entre reproches a su socio natural, el PP, que más parecen obligatorios que sentidos en precampaña electoral pero aún así levantan entusiasmo en la grada; Abascal y los suyos cerraron con éxito de convocatoria otro hito de su gira. Y aunque había quien echaba cuentas y buscaba asientos libres, lo cierto es que la imagen fue abrumadora. Ni el rock ni los toros llegan a tanto.

Comenta esta noticia
Update CMP