23 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un exdiputado de Convergencia estalla contra Puigdemont y da una idea a Llarena

Puigdemont, cazado por ESdiario en enero en uno de los restaurantes más caros de Bruselas.

Puigdemont, cazado por ESdiario en enero en uno de los restaurantes más caros de Bruselas.

Las maniobras del expresidente para destrozar al PDeCAT y lanzar un partido a su medida han indignado a la vieja guardia de CIU. Y más ahora que conspira a cuenta de los catalanes.

La gran mayoría de militantes y exdirigentes de la antigua Convergencia i Unió asisten con indignación este fin de semana a la voladura del PDeCAT, su partido heredero. Voladura a manos de un Carles Puigdemont crecido tras la retirada de la euroorden por el juez Pablo Llarena, y dispuesto a regresar a Bélgica para pilotar personalmente la nueva ofensiva ilegal para la independencia.

El expresidente fugado va disponer en esta nueva etapa de una doble cobertura. La libertad absoluta de movimientos -salvo en España- que la decisión del magistrado del Tribunal Supremo le proporciona. Pero también los cuantiosos recursos públicos de la Genaralitat puestos a su disposición.

No solo su nómina como diputado -pese a la orden de suspensión de Llarena que JxCAT quiere desobedecer-, también sus privilegios como expresident: oficina, asesores y vehículos.

Tal vez por eso, por su vida de rico subvencionado, el exdiputado de CIU en el Congreso, Ignasi Guardans, ha estallado contra Puigdemont y ha puesto de manifiesto una gran contradición sobre su situación judicial.

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP